Bautismo del señor “ciclo C” 13 enero 2019

BAUTISMO DEL SEÑOR “CICLO  C” 13 ENERO 2019

TEXTO BÍBLICO:  Lc. 3, 15-16. 21-22

“Jesús fue bautizado; y, mientras oraba se abrieron los cielos”

 

DISPONERSE

+ Haz silencio interior. Respira profunda y pausadamente en varias ocasiones. Olvídate de todo lo que te preocupa. Pídele al Señor que se haga presente en este rato de oración. Sé consciente de que el tiempo que vas a dedicarle a esta lectura orante y creyente es tiempo exclusivo para el Señor y para ti.

+La mejor manera de ponerse a la escucha del Señor es dejar de escucharse a uno mismo. Pide al Espíritu Santo que te regale su paz. Respira a fondo y serena tu corazón.

LEER 

+ Lee el texto despacio en varias ocasiones. Haz pausas de silencio. En una primera lectura explora el texto. En la segunda, profundiza. Sumérgete en él. Mírate dentro del pasaje. Usa las notas y comentarios de tu Biblia para lograr saber qué dice el autor en este texto.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 3, 15-16. 21-22

 + ¿Qué  es bautizar? ¿Era fácil confundir a Juan con el Mesías? ¿Por qué se bautizó también Jesús? ¿De quién es la voz del cielo? ¿Cómo se hace visible el Espíritu Santo?

+ Más luz para profundizar en el texto: Is. 40, 1-11 / Sal. 103, 1-30 / Tit. 2, 11-14; 3, 4-7

+ La época de Juan y de Jesús es época de ebullición nacionalista entre los judíos: esperan un Mesías político y religioso que luche contra los romanos y consiga la independencia de Israel. Algunos creen que es Juan, y por eso éste lo desmiente y señala al que viene detrás de él. Juan no pretende ni merece “quitarle las sandalias” (alusión a la antigua costumbre nupcial de Dt. 25, 5-10: Jesús es el verdadero “Esposo”). Jesús se bautiza: en un clima de oración se abren los cielos -vuelve a haber comunicación entre Dios y la humanidad-, el Espíritu de Dios lo consagra, lo “unge” como el verdadero Mesías, y la voz divina lo declara su “Hijo amado” anunciado desde antiguo (Is. 42, 1). Por eso Él nos puede bautizar con Espíritu y fuego.

ESCUCHAR

+ Déjate hacer. Trata de identificar lo que el Señor quiere propiciarte con esta lectura. Haz silencio. Busca saber qué te dice a ti el texto. No presupongas nada. Sal de tus esquemas y convicciones. Mantente dispuesto a esperar cosas buenas del Señor.

+ Mira a Jesús, el Hijo amado, el que tenía que venir, el más fuerte que Juan, el que bautiza con Espíritu Santo y fuego, en quien se complace el Padre del cielo. Imagínate la escena del bautismo de Juan, que esperaban al Mesías prometido para liberar y salvar al pueblo. Mira a Jesús, el Hijo de Dios, hecho hombre y acampado entre nosotros, allí como uno más, en quien se complace el Padre. Pon tus ojos en los suyos y mira lo que es capaz de hacer por amor.

ORAR

+ Cuéntale con confianza al Señor qué te ha supuesto la lectura orante y creyente del texto de hoy. Habla con tus propias palabras y con sencillez. No te compongas. Exprésate con libertad. Da gracias, pide, alaba…

+ ¿Qué hace esta lectura en tu corazón? ¿Qué te hace decir a Jesús? ¿Te mueve a darle gracias y alabanzas por ser el Hijo amado del Padre y acercarte su amor?

VIVIR

+ Lleva el texto a tu vida, a tu propia situación personal. Mira a tu alrededor. Mira a las personas con las que convives. ¿Cómo pueden percibir que la Palabra se hace vida en ti? Déjate guiar por la Palabra. Se trata de caminar siguiendo a Jesús.

+ ¿Qué tiene que ver con tu vida el mensaje de esta lectura? ¿Te lleva a comprender mejor el fuego del amor de Dios? ¿Te sabes y te sientes querido por Dios en Jesús?

+ ¿Qué mensaje tiene esta lectura para tu vida de discípulo de Jesús hoy? ¿Cómo te suena la voz desde el cielo? ¿Te han bautizado con Espíritu Santo y fuego?

(Visited 21 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.