Cada año desde la delegación de pastoral carcelaria organiza un campo de trabajo en la cárcel de Basauri, para dedicar cuatro días intensos con jornadas deportivas, entre otras actividades.  Con estas jornadas se intenta aliviar un poco la carga emotiva que los días de navidad poseen. La experiencia de los chavales y las chavalas se desarrolló desde este jueves 26 de diciembre hasta el domingo 29 de diciembre.

El seminario se hace presente también en esta realidad. Uno de nuestros seminaristas estuvo con el grupo de voluntarios, llevando solidaridad, esperanza y consuelo. Las chavalas y los chavales, voluntarias y voluntarios, han sentido temores ante la novedad de la situación, sin embargo los temores pronto de disiparon.

Las personas privadas de libertad mostraron gratitud por la visita, ejercieron sus habilidades deportivas en diversas áreas. Juegos de mesa, juegos de cancha. Las actividades se desarrollaron en los patios del centro carcelario. Por las tardes las voluntarias y los voluntarios tenían una jornada de oración, en base a una lectura creyente de la realidad.

La jornada completa abarcaba un espacio horario que iniciaba a las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde. Antes de las reuniones por la tarde, se organizaban para cocinar por turnos y limpiar los utensilios de cocina. Al finalizar el campo de trabajo, el equipo de voluntariado ha participado de la misa dominical en el centro carcelario. Ha sido una experiencia maravillosa.

David Garrido. Seminarista de segunda fase. Estudiante de Licenciatura en Teología.


(Visited 109 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.