Día del seminario 2016: ordenaciones

Este es el testimonio de los tres nuevos sacerdotes y el nuevo diácono de nuestro seminario diocesano de Bilbao.

Me gustaría trabajar siempre teniendo presentes estas palabras de Jesús: “Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada”(Jn 15, 4-5)
(Miguel)

“Te basta mi gracia. La gracia se realiza en la debilidad”.
“Aquí estoy para hacer tu voluntad”.
“Nahikoa dozu nire grazia. Grazia makaltasunean gautzatzen da”.
“Hemen nozu, zeure borondatea egiteko”.
(Miguel Ángel)

“A vosotros os llamo amigos” va resonando continuamente en mi día a día. A veces siento que todo esto me viene grande. Otras que Él está ahí y que no deja de acompañarme y guiarme. Ciertamente vivo como un regalo tenerle como compañero de fatigas en esta aventura del presbiterado.
(Borja)

Cuando ya se acerca la ordenación los sentimientos que descubro en mi son los de inquietud y alegría. Inquietud porque la tarea que se me encomienda es muy grande y supera mis capacidades. El mundo necesita una palabra de esperanza y uno, a veces, siente miedo, de no poder ser testigo de esa esperanza. Por otro lado, y en mayor que la inquietud, descubro la alegría de saber que esta es la vida a la que me llama Dios: servir a mis hermanos.
Ordenaziogaz batera kezka eta alaitasun datoz alkarregaz. Eginbeharra haundiegia eta ezinezkoa dela nire gaitasuna ikusirik kezka dakar nire pentsamendura. Batzutan gaurko munduan hain beharrezkoak diren itxaropen testiguak gai ez izateko beldurra agertzen da. Bestealde ta kezka hori baino indartsuago, nire anai-arrebak zerbitzeko deia Jainkoagandik datorrela alaitasun sakon batez betetzen dau nire bihotza.
(Carlos)

(Visited 236 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment