DIOS Y EL MUNDO DE LOS HOMBRES

Antes de analizar la relación entre lo sagrado y lo profano debemos tener presente el sentido correcto de estas palabras. Para ello debemos tener en cuenta que quiere decir la Iglesia cuando expresa en sus documentos estos términos.

El nacimiento del término sagrado se da en el contexto de la modernidad. Por lo tanto, las definiciones o aproximaciones a este concepto varían de autor en autor. De este modo no se relaciona lo sagrado con la realidad sacramental sino con un ámbito general de todo aquello que no es mundano y por pertenecer al mundo desconocido y divino. La teología liberal habla de lo sagrado como clave para entender el hecho religioso, mientras que la teología dialéctica sería una idea ambigua.

Para la visión cristiana el sentido de lo sagrado se vincula a la realidad sacramental. Ahí radicación la relación sagrado-profano. Dios interviene en el mundo de los hombres en la acción litúrgica. Dios no es ajeno al mundo creado. El mundo es obra suya. Por lo tanto, lo profano no está en oposición de lo sagrado. Lo sagrado dispone de lo profano sacramentalizando ciertas realidades temporales, por la acción del Espíritu Santo.

Esta relación de lo sagrado como significación sacramental es posible gracias a la Encarnación. Por ello desacralizar equivale a renunciar a esa posibilidad de contacto entre lo divino de Dios y lo humano de los hombres y con ello negar la posibilidad de la Encarnación. Profano y Sagrado se enmarcan dentro de un continuo en la historia. No son realidades opuestas. Se asume lo profano en la Encarnación y se redime. Lo profano tiene vocación de eternidad y anhela la glorificación. La esperanza escatológica.

David Garrido. Seminarista. estudiante de Teología

 

(Visited 18 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.