DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO. «CICLO C» 21 DE JULIO DE 2019

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C

21 DE JULIO DE 2019

 

DISPONERSE

+ Procura no pensar en nada. Céntrate en lo que va a hacer. Sitúa tus manos sobre la Biblia y cierra los ojos. Repite en tu interior: “Es la Palabra de Dios”

+ Pídele al Espíritu Santo que te ilumine para acoger la Palabra en tu interior y te permita llevarla a la vida. No te asustes, ni dudes. Pídeselo de verdad.

+ Sitúate a los pies del Señor. Ponte a la escucha de la Palabra con serenidad. Deja a un lado todo lo que te preocupa hoy y olvídate por un rato de todo lo que tienes por delante. Ahora es tiempo de lectura y escucha de la Palabra.

LEER 

+ Lee el relato más de una vez. Trata de comprender el sentido de cada palabra. Observa a Jesús, a María y Marta. Mira la escena desde cada uno.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 10, 38-42

+ ¿Cómo escuchaba María las palabras de Jesús? ¿Cuál es la mejor parte? ¿cuál de las hermanas había escogido mejor? ¿Qué estaba haciendo Marta mientras María escuchaba a Jesús?

+ Más luz para profundizar en el texto: Gn. 18, 1-10 / Sal. 14, 2-5 / Col. 1, 24-28

+  El primer interés y la primera prioridad del cristiano es, lo ha dicho Jesús en Lc. 9, 57-62, el seguimiento de Jesús mismo, por encima de cualquier otro interés o preocupación. Ahora leemos algo parecido: la escucha de la Palabra del Señor tiene primacía ante cualquier otra actividad o interés humano. Esa “escucha” de la Palabra es la fuente primera de toda la vida del discípulo y lo que da sentido a todo lo demás. María es modelo y tipo del verdadero discípulo, sentada a los pies del Jesús (Lc. 8, 35) y pendiente de sus palabras.

ESCUCHAR

+ Seguro que tú también estás pendiente de un buen número de asuntos que atender. Observa qué es lo realmente necesario.

+ ¿A qué te llama esta lectura de hoy? ¿Qué asuntos y preocupaciones te dificultan o te impiden la escucha de la Palabra de Dios? ¿Es tu escucha de la Palabra, sentada a los pies del Señor, tranquila y humilde?

+ Mira a Jesús atendido en esa casa. Mira que las dos hermanas están encantadas de tenerle allí. Mira a Jesús en el centro de la escena dirigiéndose a ambas. Mira dos formas distintas de estar a la escucha del Señor. Mira a Jesús que hace ver que estar inquieta y preocupada no es la mejor actitud. Mira a Jesús que no pide que se desatiendan los quehaceres y obligaciones, sino que se atiendan a su debido tiempo.

ORAR

+ Dialoga con el Señor con sinceridad. Cuéntale qué te inquieta, qué te ocupa demasiado tiempo, qué te dificulta llevar una vida de oración y tenerlo presente durante el día.

+ ¿Qué tiene que ver esta lectura con tu oración? ¿Y con tus agobios, cansancios, preocupaciones…? Descansa en el Señor. Habla con confianza. Desahógate.

+ ¿Qué tienes que decir al Señor a partir de lo experimentado en este tiempo dedicado a la escucha de la Palabra? Examina tu interior. Mira qué ha dejado la escucha del Señor y respóndele desde ahí.

VIVIR

+ Identifica qué hay de Marta y de María en tu día a día. Trata de encontrar qué puedes hacer para poder permanecer a la escucha del Señor y qué para atender tus compromisos y obligaciones.

+ ¿A qué te lleva esta lectura? ¿Crees que mantenerte a la escucha del Señor dificulta o impide hacer lo que tiene que hacer?

+ María ha escogido la mejor parte. La escucha del Señor en oración, vivifica, orienta, dispone y centra para llevar a cabo la misión de cada día. Oración y Misión se complementan y necesitan.

TRES TAREAS

1.- Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.

2.- Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura para ti.

3.- Encuentra en la lectura una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica para hacer el bien donde vives o trabajas.

(Visited 88 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.