Domingo XXXIV T. ORDINARIO JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO “CICLO C” 24 NOVIEMBRE 2019

DISPONERSE

+ Céntrate en lo que vas a hacer. Sitúa tus manos sobre la Biblia y cierra los ojos. Repite en tu interior: “Es Palabra de Dios”.

+ Es lectura creyente del Evangelio de hoy. Es creyente porque se hace en fe y con fe. Pídele al Señor, antes de comenzar a leer, que te aumente la fe. Es una buena manera de disponerte, reconocer que tú sólo no puedes.

+ Tienes una modelo de escucha atenta de la Palabra. Su nombre es María. Aprende de Ella. También es maestra de llevar la vida a la Palabra, de integrar sus planes con los planes del Señor, de dejarse hacer, de confiar.

LEER 

+ Lee el relato más de una vez. Trata de comprender el sentido de cada palabra. Fíjate especialmente en los personajes de la escena.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 23, 35 – 43

+ Fíjate en la escena del texto. ¿En qué parte de la vida de Jesús tiene lugar?. Observa la actitud de Jesús. Fíjate en Él. ¿Qué dice? ¿Qué hace?

+ Más luz para profundizar en el texto: 2ª Sam. 5, 1-3 / Sal. 121, 1-5 / Col. 1, 12-20,  te ayudarán para adentrarte en el texto y saborearlo más.

+  Escena en la cruz. Sólo las autoridades judías y los soldados romanos se burlan de Jesús: el pueblo mira expectante (v. 35). La postura de los primeros, de incredulidad, burla e insulto, está representada en el “mal ladrón”. Pero hay otra actitud ante el Crucificado: la del otro malhechor que reconoce la inocencia de Jesús y sabe que, gracias a Él, la salvación empieza “hoy”, desde la cruz. Por eso Jesús, en la cruz, es “el Rey”, no solo de los judíos, sino de toda la humanidad.

ESCUCHAR

+ Haz silencio de nuevo. Si es preciso, vuelve a leer el texto para ir dejando que las palabras vayan calando en tu interior.

+ ¿Qué te supone la forma en que es presentado Jesús como Rey? Tiene lugar en la cruz y conlleva a dos actitudes muy diferentes. ¿Dónde te sitúas? ¿Cómo es el Reino de Dios?

+ Mira a Jesús en la cruz. Párate a contemplarlo. Contémplalo en silencio. Mira la corona de este Rey. Obsérvalo. Trata de no dejarte llevar por interpretaciones, juicios, opiniones, pensamientos… Simplemente mira y contempla. Ponte frente a frente. Déjate interpelar por Jesús en la cruz. Ve “registrando” en tu interior lo que este encuentro con el Crucificado va dejando. No tengas prisas. Tómate el tiempo que precises.

ORAR

+ Cuéntale al Señor qué sentimientos han brotado en tu interior a partir de la lectura de hoy.

+ ¿Qué es lo que más te ha impactado del relato? Dile a Jesús las palabras del buen ladrón. Háblale al Señor con sinceridad y confianza.

+ “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso”. ¿Qué te hace decir al Señor esta frase? Habla con el Señor sobre la esperanza de estar con Él en el paraíso.

VIVIR

+  Mira cómo es el reinado de Jesús. Es de entrega, servicio y opción por el otro. En la cruz puedes verlo a diario. Pertenecer a este reinado, también lleva sus cruces.

+ ¿Qué tiene que ver esta lectura y más concretamente Jesús “proclamado” Rey en la cruz con tu vida de ahora? ¿Cómo llevas tus cruces y dificultades?

+ ¿Qué actos concretos de servicio con los más cercanos puedes llevar a cabo a partir de la lectura orante y creyente del Evangelio de hoy?

TRES TAREAS

1.- Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.

2.- Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura para ti.

3.- Encuentra en la lectura una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica para hacer el bien donde vives o trabajas.

(Visited 25 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.