EN TORNO A LAS VOCACIONES CONTEMPLATIVAS…

«Corazón orante, guardián de gratuidad, riqueza de fecundidad apostólica y de una misteriosa y multiforme santidad.»

En estos preciosos términos se refiere la vaticana Congregación para la Vida Consagrada a la Vida Contemplativa Femenina. No ha de extrañarnos, pues, que el Papa no se canse de insistir en que es imprescindible para la vida de la Iglesia.

Imprescindible. No dice que no estorba. Ni que sea un vestigio del pasado al que querer mientras termina de desaparecer. Tampoco afirma las nuevas formas de Vida Contemplativa, descartando las clásicas.

Así pues, aquí hay algo más que unas simpáticas Monjas cuya jornada no sabemos exactamente cómo discurre, aunque sí nos suene que algunas hagan pastas o formas o ungüentos.

En mi doble condición de delegado del Obispo para los Monasterios de Clausura de la Diócesis y bilbaíno, me pregunto: ¿Es que Dios no llama a ninguna mujer para este preciosa Vocación? ¿Es hasta tal punto bromista que, en un núcleo de población tan importante como Bilbao, a nadie se dirige para un género de vida que resulta imprescindible en Su Iglesia?

Aunque, ciertamente, donde merma la población católica que vive su Fe, no cabe esperar aluviones de mujeres tocando a las puertas de nuestros Monasterios, convendremos que entre poco y nada hay una diferencia infinita.

La crisis vocacional se da en la respuesta, no en la Llamada. Así lo creo. No me propongo analizar aquí por qué. Simplemente, apuntaré a algunos que no estamos facilitando la recepción de la señal vocacional de Dios. Por lo que me toca, me propongo trabajar para que los Monasterios de Clausura formen parte del «mapa mental» de los fieles y la Vida Contemplativa Femenina sea considerada una opción de vida que tomar en serio por nuestras chicas.

Una opción que puede dar plenitud a una vida. Dios no se deja ganar en generosidad. Su Gracia colma los anhelos de quien se entrega a Él sin cortapisas. Él nunca pide nada para lo que no nos capacite previamente ni nos muestra caminos que no se afane en desbrozar para nosotros.

Javier Rojas

Presbítero diocesano

Delegado Vida Contemplativa. Bilbao

(Visited 119 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.