cuaresma

“Este es mi Hijo, el amado” (Mc. 9, 2 – 20)

II Domingo de Cuaresma – 25 de febrero de 2018

DISPONERSE

+ Todo empieza por encontrar tiempo y un lugar tranquilo y con silencio. Párate un rato, apaga los móviles y dedícate SOLO a esto. Pide al Espíritu Santo que te abra los ojos del corazón.

+ Disponerse es disponer el corazón. Estar tranquilo y buscar el silencio tanto exterior como interior. Se trata de estar de verdad en lo que haces. Una vez en silencio, puedes pedir a María que te acompañe y enseñe durante este rato de lectura orante y creyente.

LEER

+ Lee muy despacio, con mucha atención y más de una vez. Busca comprender qué dice el texto. Usa las ayudas de tu Biblia. Sitúa el texto en el libro. Lee la introducción. Mira qué quiere decir el autor.

+ Lee en tu Biblia: Mc. 9, 2 – 20

+ ¿Puedes resumir qué es lo que ocurre en este relato? ¿Por qué aparecen Moisés y Elías? ¿Qué es transfigurar-se? ¿De quién es la voz que habla desde la nube?

+ Más luz para profundizar en el texto: Gn. 22, 1-2, 9-13.15-18 / Sal. 115, 10-19 / Rm. 8, 31-34

+ Transfiguración. Escena de revelación personal de Cristo ante los discípulos: “Este es mi Hijo amado”, e invitación a creer en Él y seguirlo: “Escuchadlo”. Es también un anticipo de la resurrección, es decir, de su triunfo final y su entrada en el mundo de Dios (con Elías y Moisés vivos), aunque primero tenga que morir, como anuncia inmediatamente antes (Mc. 9, 31).

ESCUCHAR

+ Mira qué dice el mensaje del texto para tu vida de ahora. Para que las palabras suenen en tu corazón guarda silencio. Saboréalas como María. No busques grandes ideas ni pensamientos.

+ ¿Qué te supone la presencia de Moisés y Elías en la escena? ¿Qué quería compartir Jesús con tres discípulos? ¿Cómo suena en tu interior: “Este es mi Hijo amado”? ¿Y “Escuchadlo”?

+ Mira a Jesús compartiendo con sus discípulos más próximos. Mira a Jesús junto a Moisés y Elías. Mira lo que el Padre dice de Jesús. Párate aquí: “Este es mi Hijo amado”. Deja que estas palabras resuenen con fuerza en tu interior. Haz lo mismo con “Escuchadlo”. Mira a Jesús anunciando su Resurrección.

ORAR

+ Cuenta al Señor en confianza lo que te hace decirle esta lectura. Ábrete y cuéntale todo lo que pasa en tu corazón. Háblale muy de verdad. Deja que el Espíritu te haga sentir cuánto te quiere Dios.

+ ¿Qué te invita a decir al Señor esta lectura? Ábrele a Jesús el corazón. Cuéntale sobre tu forma de vivir este misterio. Y el de la Resurrección. ¿Cuánto y cómo “escuchas” al Hijo amado del Padre?

VIVIR

+ Mira tu forma de vida desde la vida de Jesús. Busca aprender de sus gestos y detalles de servicio a quienes lo necesitan. La Palabra de cada día va dando sentido y luz a todo lo que ocurre.

+ ¿Cómo vives el amor de Dios por ti? ¿Cómo perciben las personas que te rodean que eres un seguidor de Jesús y que haces por escucharlo? ¿A quién le cuentas cómo vi-ves siguiendo a Jesús y dedicando tiempo para escucharlo?

(Visited 126 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.