II DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD Ciclo A 5 ENERO 2020

II DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD Ciclo A

TEXTO BÍBLICO:  Jn. 1, 1-18

“El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”

DISPONERSE

+ Comienza pidiendo al Espíritu Santo que te dé luz y te guíe. Míralo así: “Es Dios quien quiere hablar conmigo en la lectura”. Dirígete a María como Madre que te enseña a escuchar.

+ Con María deja que el Espíritu Santo actúe en tu corazón. Deja que Él lleve este encuentro con la Palabra. Hazte pequeño y confía. En el silencio se escucha la brisa suave de Dios.

LEER

+ Para comprender qué dice el texto busca el sentido de cada frase. Procura hacer una lectura lenta y atenta, sin prisa. Usa las notas, comentarios y ayudas que ya tienes en tu Biblia.

+ Lee en tu Biblia: Jn. 1, 1-18

 +¿Qué frase sería para ti el núcleo de esta lectura? ¿Puedes apreciar el movimiento de descenso de la Palabra? ¿De dónde viene y dónde acampa? ¿Qué otra figura aparece en el texto?

+ Más luz para profundizar en el texto: Eclo. 24, 1-2.8-12 / Sal. 147 / Ef. 1, 3-6.15-18

+ El prólogo del cuarto evangelio condensa el misterio de la encarnación de Dios y de su realización histórica. Después de una larga etapa de preparación, Dios ha terminado haciéndose carne humana -qué inmenso misterio-, uno de nosotros, y se ha situado a nuestro alcance. En Jesús lo podemos conocer, oír, ver, tocar… Es la Palabra hecha hombre. Los que lo reciben han nacido de Dios, participan de su plenitud, son verdaderamente “hijos de Dios”.

ESCUCHAR

+ Para que la Palabra suene en tu corazón, guarda silencio. Busca un mensaje del texto para tu vida, tal como estás ahora. Rumia, da vueltas, deja que hablen las palabras.

+ Recuerda lo leído desde tu corazón y saboréalo. Dios viene a tu encuentro. Déjate iluminar.

+ Alégrate, Jesús se ha hecho uno de nosotros. Jesús se ha hecho hijo del hombre para hacer a muchos hombres hijos de Dios. El muestra su misión: darnos a conocer al Padre. Juan da testimonio de esto. Necesita tu corazón abierto para que entre su luz, para que le acojas como al Unigénito del Padre. Solo Jesús conoce al Padre y se lo revela a los sencillos de corazón.

ORAR

+ Responde a lo que dice el Señor. Habla con Él en confianza. Exprésale lo que sientes y sucede en tu corazón. No se trata de grandes ideas, sino de estar en su misericordia.

+ Deja que el asombro te embargue ante tanto amor derramado sobre el mundo y sobre el hombre. También sobre ti. Siéntete ante el Padre como hijo querido. Agradece este don y gózate en Él.

VIVIR

+ Mira la realidad que estás viviendo estos días desde los ojos de Jesús. En cada lectura hay un mensaje para evangelizar la vida con amor. Cuando ya no puedes más, comienza el poder de la Palabra.

+ Jesús es la Palabra que está en el Padre, vive en unión con Él. Tú, iluminado por su luz, ¿cómo expresas en tu vida diaria la unión con Jesús? ¿Cómo haces partícipes a los hermanos del amor recibido?

(Visited 54 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.