III Domingo de Adviento 2017

“En medio de vosotros hay uno que no conocéis” (Jn. 1, 6 – 8. 19 – 28)

III Domingo de Adviento – 17 de diciembre de 2017

DISPONERSE

+ Busca un tiempo para estar tranquilo. Párate un rato. Pide a María que te abra a la acción del Espíritu Santo. Se trata de prepararte para escuchar. Evita distracciones y ruidos.

+ Entra en la presencia de Dios pidiéndole ayuda. Para leer en el Espíritu más que en la letra de las palabras, es cuestión de salir de ti y dejarte hacer. Él lleva la iniciativa en la lectura.

LEER

+ Lee despacio y haciendo pausas de silencio, parándote donde especialmente te toque interiormente.Lee el texto más de una vez. Busca comprender qué dice el texto. Pon atención a cada palabra. Si profundizas en el contexto de entonces, actualizas mejor el mensaje del texto hoy.

+ Lee en tu Biblia: Jn. 1, 6-8. 19-28

+ ¿Qué significa ser testigo?. ¿Cómo te explicas ese interés por saber quién era Juan y qué hacía? ¿Qué significa la expresión “allanad el camino del Señor?

+ Más luz para profundizar en el texto: Is. 61, 1-2. 10-11 / Lc. 1, 46-54 / 1ª Tes. 5, 16-24

+ Los judíos de Jerusalén envían una comisión de investigación oficial a interrogar a Juan. Él niega ser el Mesías, como quiera que se lo figuran (Cristo, Elías, el Profeta). Él es una voz, una voz que anuncia. Nada más. Y nada me-nos. Él no era la luz: anunciaba la luz. La luz era Jesús, que Juan sentía llegar detrás de él -”Allanad su camino”- y del que se sentía inferior y precursor.

ESCUCHAR

+ Se escucha dejando que las palabras lleguen al corazón. Saborea, paladea, disfruta que Dios quiere hablar contigo a través de las palabras. Escuchar es mirar a quien te habla más que pensar.

+ ¿Qué te dice este texto de Jesús? ¿Qué te dice que Jesús es la luz? ¿Qué tiene que ver esto contigo?  ¿Qué te sugiere la expresión “hay uno que no conocéis?

+ Observa cómo Juan, cuando habla de Jesús, no se sitúa a su nivel, sino en segundo plano, sin quitarle protagonismo. Mira cómo las palabras de Juan suenan a Jesús. Mira que Jesús es el Mesías, el que tenía que venir, el que quita los pecados del mundo, el que bautiza con Espíritu Santo, el que salva y sana las heridas de la vida, el hijo de María…

ORAR

+ Da respuestas a lo que hace su Palabra en tu corazón: da gracias, pide ayuda, confía, ama… Jesús no es una idea. Habla con Él desde lo que has leído. Cuéntale lo que te hace decirle esta lectura.

+ ¿Qué palabras te salen para decirle al Señor a partir de esta lectura? Habla con el Señor de Juan, y de Jesús. ¿Qué te sugieren las palabras del texto: luz, testimonio, testigo…?

VIVIR

+ Jesús te busca en tus pobrezas y limitaciones, no cuando estés bien por ti mismo. No es lo mismo vivir a tu manera y saber mucho de Dios, que llevar la vida en Jesús. No se trata de llenarte la vida de propósitos, sino de dejarte guiar por Él.

+ ¿Te crees este texto para tu vida de hoy? ¿Cómo no-tan las personas de tu entorno que Jesús está en tu vida? ¿Cómo lo anuncias? ¿De qué o quién eres testigo? ¿De qué o quién das testimonio?

(Visited 72 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment