III Domingo de Cuaresma 2018

“Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Jn 2, 13 – 25)

III Domingo de Cuaresma – 4 de marzo de 2018

DISPONERSE

+ Para entrar en la onda del Señor, haz silencio, recógete, pide ayuda al Espíritu. Evita rutinas. Haz algo por respirar serenamente y estar en paz. Fíjate en María para abrirte a lo nuevo de la Palabra de Dios de hoy.

+ Cuando se tiene mucho que hacer, lo duro es encontrar tiempo. Todo está en la importancia que das a este tiempo de oración. Cuando lo necesites, lo encontrarás mejor.

LEER

+ Repite varias veces la lectura muy despacio y con mucha atención. Escúchate leer. Trata de comprender qué dice el texto. Que entre en tu cabeza. Mira las ayudas de tu Biblia y algún comentario si lo crees necesario.

+ Lee en tu Biblia: Jn. 2, 13 – 25

+ ¿Por qué había en el templo vendedores de animales, cambistas, monedas…? ¿Qué sabes del culto judío? ¿Cuándo comprendieron los discípulos lo que hizo Jesús?

+ Más luz para profundizar en el texto: Ex. 20, 1-17 / Sal. 18, 8-11 / 1ª Cor. 1, 22-25

+ El sistema religioso antiguo está corrompido: el templo de Jerusalén no es ya un lugar sagrado, sino un mercado. Ahora el lugar de la presencia de Dios es el mismo Jesús. Su cuerpo es la verdadera morada de Dios entre los hombres, inaugurada con su resurrección. Los discípulos entienden muchos de los hechos y de las palabras de Jesús y su verdadero sentido después de su resurrección. Iluminados por la luz de la Pascua, “recordando” y dando fe a lo que no habían comprendido previamente.

ESCUCHAR

+ Pregúntate qué tiene que ver contigo lo que has leí-do. Busca a Jesús. Deja que las palabras te lleguen al corazón. Dale vueltas ahí. Saborea el mensaje de las frases y detalles que más te impresionan.

+ ¿Qué tiene que ver con tu vida lo que pasó en el templo? ¿Qué te quiere decir Jesús en esta lectura? ¿Qué relación encuentras hoy entre el cuerpo de Cristo y la casa de Dios?

+ Mira a Jesús con un azote de cordeles en las manos que-riendo desmontar aquel montaje comercial del templo. Mira cuánto le importan las cosas del reino de su Padre. Mira cómo “sabe lo que hay dentro de cada hombre”. Mira cómo centra la “religión” y la ley en su persona y la nueva vida de su resurrección. Mira el templo de su cuerpo. Mira el rostro humano de Dios en lo que hace Jesús en el templo. No te extrañe que no entienda lo de Jesús. Los discípulos comprenden todo lo nuevo en Pentecostés.

ORAR

+ Si el Señor te habla en lo que lees, dale respuestas. Exprésale tus sentimientos: pide, alaba, dale gracias, déjate querer, reconoce que necesitas ayuda… No se trata de sabias palabras y elevados pensamientos, sino de confianza.

+ ¿No te impresiona Jesús en esta lectura? ¿Cómo te que-das? ¿Qué tienes que decirle? ¿Cómo te sientes al leer que “Él sabía lo que hay dentro de cada hombre”?

VIVIR

+ Muchos días la Palabra funciona como un espejo para mirarte desde Jesús. Fija los ojos de tu corazón en la humanidad de su persona. Vivir en cristiano es vivir en su compañía y al servicio de las personas.

+ ¿Cuál es el mensaje principal de esta lectura para tu vi-da? ¿Te da consuelo saber que Jesús te conoce por dentro y te comprende? ¿Te mueve a comprender desde Él las cosas que van pasando en tu vida? ¿Te lleva a entenderte mejor con las personas?

(Visited 50 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.