IV Domingo de Adviento 2017

“Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo” (Lc. 1, 26 – 38)

IV Domingo de Adviento – 24 de diciembre de 2017

DISPONERSE

+ Busca un tiempo para estar tranquilo. Párate un rato. Pide a María que te abra a la acción del Espíritu Santo. Se trata de prepararte para escuchar. Evita distracciones y ruidos.

+ Haz silencio por dentro. Relájate. Prepárate a decir que sí, como María. Ábrete a la acción del Espíritu Santo. Di por dentro varias veces que es el Señor quien quiere hablar contigo hoy en esta lectura.

LEER

+ Lee despacio y haciendo pausas de silencio, parándote donde especialmente te toque interiormente. Lee el texto más de una vez. Busca comprender qué dice el texto. Pon atención a cada palabra. Si profundizas en el contexto de entonces, actualizas mejor el mensaje del texto hoy.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 1, 26 – 38

+ ¿Por qué sorprende el Ángel a María? ¿Qué motivos de alegría le llegan a María? ¿Cómo dice el Ángel que será Jesús? ¿Cómo responde María a la acción de Dios?

+ Más luz para profundizar en el texto: 2ª Sam. 7, 1-5. 8-12. 14. 16. / Sal. 88, 2-29 / Rom. 16, 25-27

+ Dios por su ángel visita Nazaret, un pequeño y despreciado pueblo de Galilea: mal sitio (ver Jn. 1, 46). Una muchacha asustada por un saludo solemne y sobrecogedor: el hijo anunciado tiene títulos impresionantes: será grande e Hijo del Altísimo, se sentará en el trono del rey David, reinará sobre el pueblo y su reino no tendrá fin. ¿Cómo puede ser todo eso? ¿En Nazaret, en una de sus jovencitas? ¡Increíble! Pero la muchacha cree, y se entrega con absoluta disponibilidad.

ESCUCHAR

+ Se escucha dejando que las palabras lleguen al corazón. Saborea, paladea, disfruta que Dios quiere hablar contigo a través de las palabras. Escuchar es mirar a quien te habla más que pensar.

+ ¿Qué te sugiere que los planes de Dios son distintos a los tuyos? ¿Y que haya tantas cosas de Dios que no somos capaces de comprender? ¿Qué te dice a ti la res-puesta y la actitud de María a la propuesta y la acción de Dios?

+ Mira esta vez a María. Mira donde se encuentra. Mírala en Nazaret, en sus cosas. Mira que Dios irrumpe en su vida, con un “alégrate”. Mira y paladea la propuesta de Dios a María. Mira a Jesús. Mira lo que es y lo que viene a ser. Mira la respuesta de María. Mira su actitud, su limpieza de corazón. Mira su ausencia de protagonismo. Mírala diciendo que sí a los planes que no entiende y que precisan un “no temas, María”. Mira la respuesta de María, léela varias veces. Saboréala.

ORAR

+ Da respuestas a lo que hace su Palabra en tu corazón: da gracias, pide ayuda, confía, ama… Jesús no es una idea. Habla con Él desde lo que has leído. Cuéntale lo que te hace decirle esta lectura.

+ ¿Qué te llama a decirle al Señor en esta escena? ¿Has hablado alguna vez con el Señor de María? Habla con el Señor de tus planes y procura también hablar de los que crees que son sus planes para ti.

VIVIR

+ Jesús te busca en tus pobrezas y limitaciones, no cuando estés bien por ti mismo. No es lo mismo vivir a tu manera y saber mucho de Dios, que llevar la vida en Jesús. No se trata de llenarte la vida de pro-pósitos, sino de dejarte guiar por Él.

+ ¿Cómo vives ese “alégrate”? ¿Cuanto hay en tu vida de la alegría de saber que Dios está contigo? ¿Cómo vives con respecto a los planes de Dios? ¿Vives en su “sí” al Señor? ¿Cuánto hay en tu vida de sí pero no?

(Visited 32 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment