IV DOMINGO DE ADVIENTO “CICLO C” 23 DICIEMBRE 2018

TEXTO BÍBLICO:  Lc. 1, 39-45

“¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor”

DISPONERSE

+ Haz silencio interior. Respira profunda y pausadamente en varias ocasiones. Olvídate de todo lo que te preocupa. Pídele al Señor que se haga presente en este rato de oración. Sé consciente de que el tiempo que vas a dedicarle a esta lectura orante y creyente es tiempo exclusivo para el Señor y para ti.

+¿Qué sabes hacer para evitar la rutina? ¿Cuentas con la luz y la ayuda del Espíritu Santo o prefieres ir a tu aire? ¿Qué te supone ponerte a la escucha del Señor, como María?

LEER 

+ Lee el texto despacio en varias ocasiones. Haz pausas de silencio. En una primera lectura explora el texto. En la segunda, profundiza. Sumérgete en él. Mírate dentro del pasaje. Usa las notas y comentarios de tu Biblia para lograr saber qué dice el autor en este texto.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 1, 39-45

 + ¿Qué relación tenían Isabel y María? Observa las actitudes de María durante todo el relato. ¿Quién salta de alegría ante la visita de María? ¿Qué significa “Bienaventurada”?

+ Más luz para profundizar en el texto: Mi. 5, 1-4 b. / Sal. 79, 2-19 / Hb. 10, 5-10

+ Dos embarazadas se encuentran. María saluda a Isabel y la criatura salta en su vientre presintiendo la presencia del Señor. El Espíritu invade a Isabel, que responde al saludo de María con palabras de alabanza a la fe de ésta, que ha hecho posible que se hagan realidad las palabras del ángel en la anunciación. Por la fe María concibió a Cristo primero en su corazón y luego en sus entrañas.

ESCUCHAR

+ Déjate hacer. Trata de identificar lo que el Señor quiere propiciarte con esta lectura. Haz silencio. Busca saber qué te dice a ti el texto. No presupongas nada. Sal de tus esquemas y convicciones. Mantente dispuesto a esperar cosas buenas del Señor.

+ ¿Qué es lo que destacarías del encuentro de María e Isabel? ¿A qué te llaman las actitudes de María en este relato? ¿Qué te sugiere que el Espíritu Santo haga brotar la oración?

+ Mira a las que se fían de Dios, a las que se dejan hacer por Él. Mira que Jesús no deja indiferente sino que va transformando situaciones aun en el vientre de María, su  Madre. Mira  que para Dios no hay nada imposible. Mira lo que les ocurre a los que -como María- creen en Dios y creen a Dios. Mira que Jesús, la Palabra encarnada, el Dios-con-nosotros, actúa en las mujeres y hombres que se fían y confían.

ORAR

+ Cuéntale con confianza al Señor qué te ha supuesto la lectura orante y creyente del texto de hoy. Habla con tus propias palabras y con sencillez. No te compongas. Exprésate con libertad. Da gracias, pide, alaba…

+ ¿Qué te hace decir al Señor este relato? Habla con el Señor sobre tu fe, sobre tu confianza en Él. ¿Te dejas hacer por el Señor? Habla de la confianza que tienes en Él.

VIVIR

+ Lleva el texto a tu vida, a tu propia situación personal. Mira a tu alrededor. Mira a las personas con las que convives. ¿Cómo pueden percibir que la Palabra se hace vida en ti? Déjate guiar por la Palabra. Se trata de caminar siguiendo a Jesús.

+ Mira a tu vida de fe desde la fe de María. ¿A qué te llama que María se ponga en camino y salga al encuentro de las personas de su entorno? ¿Qué es para ti confiar en el Señor? ¿Qué experiencia tienes de cuando te dejas hacer por el Señor?

(Visited 48 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.