LA VIDA BOCA ARRIBA XXXVIII

– ¡Hombre, Paco!
– ¿Qué tal, Kepa?
– Aquí me ves, ordenando un poco: ¡que no todos los días recibe uno visita del Visitador!
– ¡A ti te voy a dar yo, imberbe!
– ¡Caray, lo que hace un curso de diferencia!
– Jajajajá.
– Me querías hablar de Ana, ¿verdad?
– Sí, claro. Ya sabes que he estado con ella un par de veces. Y creo que, poco a poco, se van decantando las cosas.
– Poco a poco; ¡y tanto!
– No te quejes. ¡Ya podíamos tener muchas Anas para cualquier Vocación!
– No me quejo, hombre. Es un decir.
– Cuando conversamos, hace unos días, tenía claro que la «experiencia de mes» la quería hacer con las Mikelinas.
– Sí, eso me comentó, finalmente, después de algunas resistencias interiores.
– Ese es el primer punto que parece esclarecido. Y que va a ser Monja, diría yo que es el segundo. Pero, de eso, no ha dicho ella aún nada definitivo, como es normal.
– Hasta ahora, te sigo, Paco. ¡Fíjate si eres claro!
– Jajajá, ¡en qué poco te tienes!
– E intuye servidor que esta chica tiende más a la Clausura papal: quieta en el Convento, sin otro Apostolado.
– Por ahí quería ir yo, Kepa. Salvo que tú me digas otra cosa, no es conocida una preferencia suya por este o aquel Carisma; ¿me equivoco?
– Desde luego, si la hay, la desconozco.
– ¿Y no crees que debemos prepararnos, por si hay que ayudarla en este aspecto?
– No se me había ocurrido llegar tan lejos. Pero, sí, probablemente, tengas razón.
– No se trata de ser directivos en el planteamiento, pero sí de ayudarla; que yo creo que lo necesitará.
– Sí, incluso aunque ella crea que ya tiene todo decidido. Si éste fuera el caso, no le vendría mal un contraste.
– No estoy seguro, en absoluto, Kepa, pero intuyo que las Mikelinas no son la opción para su vida. Allí ha entrevisto ella los Amores del Esposo; ¡sin duda! La Comunidad está muy equilibrada, incluso en su composición por edades y culturas. Se nota la mano de una serie de Superioras excelentes, auténticas Mujeres de Dios. Y la dedicación esmerada de un par de Capellanes, que las han servido con estabilidad y abnegación.
– Y sus posibilidades para acoger y formar candidatas son de lo mejorcito.
– ¡En efecto! Pero, ¿qué te hace pensar que ese es el Carisma para Ana?
– ¡Menuda cuestión! Si me fijo en nuestra Diócesis, veo que tenemos Agustinas, Agustinas Recoletas, Carmelitas, Canaítas, Capuchinas, Clarisas, Concepcionistas, Dominicas, Jerónimas, Mercedarias, Rosalindas, Pasionistas, Salesas…
– ¡Para! ¡Qué bien te lo sabes!
– Oye, lo que no tenemos son Mikelinas. ¿No irás tú por ahí?
– ¡No, hombre! Si yo viera que por ahí va el camino de Ana…
– ¡Suelta, que tú lo tienes muy pensado!
– No tanto. ¿No has observado en ella una tendencia a mencionar la Pasión, la Cruz, los Dolores?
– Ahora que lo dices… Paco, ¿la ves Pasionista?
Continuará…
Francisco Javier Rojas
Director del secretariado para los Monasterios de Clausura de la Diócesis de Bilbao
(Visited 43 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.