Perdona, ¿quieres algo para desayunar?

Este año hemos comenzado una nueva actividad: dar desayuno a la gente que duerme en la calle. Es una necesidad propia, puesto que como cristianos y seminaristas debemos aprender a acercarnos a los más desfavorecidos.

A lo largo del año hemos salido en 2 ocasiones. Aunque no hemos dado demasiados desayunos, no importa, porque como dijo un compañero, con dárselo a una persona y estar un rato con ella ya ha merecido la pena. Además, una idea que ayuda a la hora de salir es que cada vez que se da un desayuno, se lo das a Jesús: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,40).

Esta actividad no requiere grandes preparativos, puesto que consiste en dar un café con leche y unas galletas o un bollo y un poco de tu tiempo. Pero lo importante no es dar un café sino acompañar a la persona y procurar aconsejarle para ir hacia delante, lo cual suele ser que acuda a Caritas pues son los mejores preparados para estos casos.

Por último, desde mi experiencia, han sido sorprendentes las historias que cuenta la gente, de venir solos buscando una mejor vida y no haber conseguido nada, y descubrir que con una cosa tan simple como un café y unos minutos puedes alegrar un poco la vida de esas personas que se sienten abandonadas.


jaime pizarroJaime Pizarro
Seminarista Diocesano de Bilbao
2º Filosofía (I Fase)

(Visited 25 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.