JUEVES

En este día nos despedimos de Nazareth y de Galilea y nos dirigimos hacia Judea para continuar nuestra peregrinación en Belén y Jerusalén. Empezamos la jornada muy temprano y a las 7:30 de la mañana estábamos ya subidos en el autobús iniciando nuestro recorrido.

Luego bajamos hacia el río Jordán en donde renovamos nuestro bautismo. Después siguiendo los pasos y vida de Jesús fuimos al desierto, a donde Jesús, después de su bautismo, movido por el Espíritu Santo se retiró a ayunar por 40 días con sus noches, y donde fue tentado. En ese lugar, imponente por su paisaje desértico, ya al caer la tarde celebramos misa al aire libre, presidida por nuestro obispo Don Mario. Allí ante aquel paisaje en el que estuvo Cristo orando y donde nos dio ejemplo de humildad y obediencia al rechazar las tentaciones, lo recibimos agradecidos de poder seguir tras Él, no sólo en sus pasos sino también en su ejemplo.

Al acabar la misa nos dirigimos a Belén, de camino aprovechamos para conocer una cooperativa de varias familias cristianas que venden productos religiosos que son manufacturados por ellos mismos, y que los venden en un local amplio con gran variedad de artículos. Al llegar a Belén nos alojamos, cenamos y salimos hacia el Campo de Pastores en donde la tradición dice que se apareció el ángel a los pastores para anunciarles la buena noticia del nacimiento del Hijo de Dios.

Allí tuvimos la hora santa dirigida por el padre Javier Siegríst (párroco de Boadilla del Monte) quien era nuestro guía. Acabando la adoración tuvimos una sorpresa muy linda, cada uno pudo acercarse a un Niño Jesús que estaba al pie del Santísimo para besarlo y al hacerlo recogíamos una pequeña bolsa que los feligreses de la parroquia del padre Javier nos habían preparado con un pequeño Niño Jesús en la cuna y una tarjeta con una frase del Papa Francisco. Muchas gracias al padre Javier y a todos los que prepararon tan bonito detalle.

Al finalizar volvimos a nuestros alojamientos para descansar ya que al día siguiente teníamos que levantarnos muy pronto para ir a celebrar misa a la basílica de la Natividad.

En un breve paréntesis de nuestra peregrinación, en la tarde de este día nos acercamos al mar Muerto en donde algunos aprovechamos para darnos un baño en sus aguas en las cuales por su alta salinidad se flota sin esfuerzo, además que es el punto más bajo sobre la superficie de La Tierra, en la actualidad está a 431 m. por debajo del nivel del mar, y debido a que el mar Muerto está perdiendo agua este nivel sigue bajando.

(Visited 70 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.