¿Qué implica la convivencia con seminaristas de edad y gustos tan diferentes?

Sería ingenuo pensar que toda convivencia es perfecta por sí misma, que la armonía es fruto natural de la vida y que no necesita de cuidado ni de cultivo. La convivencia siempre está supeditada al encuentro con el otro, lo que siempre resulta ser una posibilidad de riesgo, pero al mismo tiempo es una oportunidad. Sobre todo es una oportunidad.

El Seminario es una comunidad pequeña, por lo tanto un ambiente muy cercano, así que las posibilidades de las que hablaba en el párrafo anterior se multiplican. Por lo tanto, la armonía reina en el ambiente gracias a la capacidad de todos los seminaristas para adaptarse a la realidad y saber anteponer el interés general al particular.

Evidentemente, esta es una situación que no se produce siempre, pero gracias a Dios por medio de la corrección fraterna y del respeto a los valores cristianos que compartimos fundados en la caridad, hacen posible que esas diferencias de edad, de gustos… puedan dejarse a un lado en pos de la armonía, de modo que se puede hablar de vida comunitaria y fraternidad.

Es siempre una oportunidad para conocer a los hermanos y aceptarlos como son y no como nos gustaría que fueran, siempre dentro de la diversidad por el modo de pensar, de actuar… En definitiva, el Seminario es un lugar en el que se hace posible aprender a soportarnos, cada uno con nuestras particularidades, para saber vivir con lo bueno y con lo menos bueno de cada uno. Es el amor de Dios vivido en los hermanos como unión espiritual y vida en comunidad.

Se desarrolla la capacidad para aprender, a ver las fortalezas de cada uno, de manera que se construye comunidad desde la caridad. Es un constante abrirse a lo mejor de los demás, mantenernos flexibles para aceptar lo menos bueno de un hermano y tener confianza para mantener lo fundamental propio de cada uno.

(Visited 96 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.