Rezamos por las vocaciones misioneras: Domund ’15

El pasado domingo 18 de octubre a las 19:00h retomamos la costumbre, ya desde hace unos años, de rezar por la vocaciones. En esta ocasión había un motivo especial por el que orar: el Domund. Y como no puede ser de otra manera, rezamos por las vocaciones misioneras.

Al comenzar la Eucaristía se nos anunciaba que “El Papa invita a todos los cristianos a ser «misioneros de la misericordia». En esta Jornada Mundial de las Misiones, recordamos a quienes han entregado su vida para llevar el anuncio de la misericordia divina a los que no la han conocido ni experimentado. Nos unimos a todos ellos y pedimos en esta celebración que su labor dé mucho fruto de obras de misericordia materiales y espirituales, que lleven a los hombres y los pueblos a Dios, además de que nazcan nuevas vocaciones misioneras, corazones valientes que se entreguen al anuncio del evangelio por todo el mundo.

La Eucaristía con sabor vocacional acabó con la exposición del Santísimo, costumbre que se ha retomado en los terceros domingos. En el rato de exposición se rezaron las vísperas, las cuales mantenían el tono vocacional de toda la celebración. En ellas se pidió por los misioneros y misioneras que anuncian el Evangelio por todo el mundo. También se leyeron unas palabras del papa Francisco a modo de reflexión, recordándonos cuál es la esencia de la misión:

La misión es una pasión por Jesús, pero, al mismo tiempo, es una pasión por su Pueblo. Cuando nos detenemos ante Jesús crucificado, reconocemos todo su amor que nos dignifica y nos sostiene; y en ese mismo momento percibimos que ese amor, que nace de su corazón traspasado, se extiende a todo el Pueblo de Dios y a la humanidad entera. Así redescubrimos que Él nos quiere tomar como instrumentos para llegar cada vez más cerca de su pueblo amado (cf. EG 268) y de todos aquellos que lo buscan con corazón sincero. En el mandato de Jesús «id» están presentes los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia. En ella todos están llamados a anunciar el Evangelio a través del testimonio de la vida; y de forma especial se pide a los consagrados que escuchen la voz del Espíritu, que los llama a ir a las grandes periferias de la misión, entre las personas a las que aún no ha llegado todavía el Evangelio” (Papa Francisco, Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2015, 1b).


borja uriarte

Borja Uriarte
Seminarista Diocesano de Bilbao
1º Licenciatura en Teología Fundamental (III Fase)

(Visited 56 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment