TESTIMONIO DE MARCO: ÉL ESCUCHA, ESPERA Y ACTÚA

Cuando todo parecía aclarado, seguro y planificado; es en ese momento cuando Él decide actuar en respuesta a lo dicho aproximadamente siete años atrás. La vocación en pocas palabras la podría definir como: respuesta a la llamada; y no solo me refiero a la vida religiosa sino también a la del matrimonio.

A los 18 años luego de terminar mis estudios de secundaria decidí ingresar al seminario mayor para discernir mi vocación al sacerdocio, la cual sentía en ese tiempo, estuve cuatro de siete años en esta casa de formación. Al salir de la misma realicé mis estudios de tercer nivel en Ciencias de la Comunicación Social (periodismo), los cuales concluí con gran satisfacción.

Después de todas estas experiencias Dios decidió actuar, basado en las palabras que un día le dije: “al terminar mis estudios civiles que Dios me diga qué quiere de mí” y fue así como por medio de una convivencia quiso darme su respuesta. Actividad en la que me encontré con el padre Aitor Uribelarrea, rector del seminario de esta diócesis, por quien tengo la certeza que el Señor se valió para poder cuestionarme sobre mi vocación, no siendo la única persona que me ayudó sino junto a mi director espiritual, varias personas de fe, amigos conocidos de mi entorno social y compañeros del área laboral (tanto docentes como alumnos) fueron parte esencial de mi decisión, a la que respondí después de un año, pero esta vez con mayor firmeza y depositando toda mi confianza en Él y en nuestra madre María Santísima.

Ahora quisiera en primer lugar, agradecer por la acogida al sr. obispo, al seminario, a los sacerdotes, a las personas del apostolado; en segundo lugar, por sus oraciones y confianza depositada.

Concluyo con una frase en la que resumo esta experiencia: “Más grande fue su amor que mi propia limitación, que no mira mis muchos defectos, sino que a pesar de ello me llama a servirlo por entero.”

“¡Mirad, hermanos, quiénes habéis sido llamados! No hay muchos sabios según la carne ni muchos poderosos ni muchos de la nobleza. 27.Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo para confundir a los sabios. Y ha escogido Dios lo débil del mundo, para confundir lo fuerte.” I Corintios, 1, 26-27

Atentamente:

Marco Antonio Muñoz Castro  

Residencia Vocacional.

(Visited 413 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.