Una tarde en el cenáculo

En la última peregrinación diocesana a Lourdes, se nos invitó a conocer el testimonio de dos jóvenes que pertenecen a una Comunidad Cenáculo. Estas comunidades se dedican a acoger a personas que viven algún tipo de adicción (principalmente relacionadas con drogas y alcohol, aunque, como nos dijeron, empiezan a acudir jóvenes con adicciones tecnológicas), para que, desde la fe, el trabajo y el apoyo fraterno, sea posible una rehabilitación integral, hasta el punto en que la persona pueda experimentar la verdadera paz. De este modo, quien antes se sentía algo peor que un fracasado, puede no solo volver a comprenderse a sí mismo como un auténtico ser humano, sino que también es invitado a ayudar a otros en el proceso de rehabilitación.

Los testimonios de los dos chicos, uno italiano y otro español, resultaron francamente conmovedores, pero lo que más me impresionó fue lo que leí más tarde en una entrevista a la fundadora del movimiento, la Madre Elvira. Su intuición –podría decirse que incluso revelación- fue que muchos jóvenes contemporáneos se encuentran desorientados y hasta rotos, y la caída en las adicciones no es necesariamente la causa de ello, sino, generalmente, la consecuencia. La causa es una falta de referentes sólidos y estables, así como la carencia de un eje trascendente en torno al cual estructurar la vida.

En un mundo en los que el individualismo generalizado parece empujar a cada cual no ya a encontrar un camino, sino a inventarlo, de modo que éste tenga el único criterio de adaptarse a mis intereses, la Madre Elvira apostó por la misericordia de Dios. Ese amor desbordante que ella había experimentado en el encuentro con Jesús, encarnado, muerto y resucitado para ella, eso era lo que esta religiosa quería comunicar.

Treinta años después, las Comunidades Cenáculo siguen ofreciendo su ayuda a cientos de personas que no encuentran un camino, una verdad o una vida, que están cansados de odiarse a sí mismos y a otros… y la respuesta está en Jesús, Camino, Verdad y Vida, cuya humanidad anuncia la renovación de la humanidad y la firme esperanza de que toda persona está llamada a ser como Dios.

(Visited 48 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment