V Domingo de Tiempo Ordinario 2018

“Curó a muchos enfermos de di-versos males” (Mc. 1, 29 – 39)

V Domingo de Tiempo Ordinario – 4 de febrero de 2018

DISPONERSE

+ Todo empieza por encontrar tiempo y un lugar tranquilo y con silencio. Párate un rato, apaga los móvi-les y dedícate SOLO a esto. Pide al Espíritu Santo que te abra los ojos del corazón.

+ Pide al Espíritu Santo que haga nuevo y diferente este texto que vas a leer. Pídelo de verdad. No es otra vez un relato que ya conoces. Es Palabra de Dios para ti y ahora. No depende de ti, sino de Él, pero sin tu fe es imposible.

LEER

+ Lee muy despacio, con mucha atención y más de una vez. Busca comprender qué dice el texto. Usa las ayudas de tu Biblia. Sitúa el texto en el libro. Lee la introducción. Mira qué quiere decir el autor.

+ Lee en tu Biblia: Mc. 1, 29 – 39

+ ¿A qué se dedica Jesús en este pasaje? ¿Por qué hay tantas curaciones en el evangelio de Marcos? ¿Por qué tantas personas se agolpaban para ver a Jesús? ¿Qué hace Jesús en cuanto se levanta?

+ Más luz para profundizar en el texto: Job 7, 1-4. 6-7 / Sal. 146, 1-6 / 1ª Cor. 9, 16-19. 22-23

+ Una “jornada tipo” de Jesús: sinagoga, casa, calle, des-campado…; por la mañana, al atardecer, de madrugada… Todos los escenarios, todas las horas del día: predicar y curar, echar demonios y orar. Y salir para otros lugares, siempre en camino, para extender la buena noticia, liberar y terminar con el dominio del mal y de los demonios.

ESCUCHAR

+ Mira qué dice el mensaje del texto para tu vida de ahora. Para que las palabras suenen en tu corazón guarda silencio. Saboréalas como María. No busques grandes ideas ni pensamientos.

+ ¿Qué te impresiona del quehacer diario de Jesús? ¿Qué te sugiere que se retire a orar a un descampado? ¿Qué tiene que ver contigo el binomio “oración-acción”? ¿Ves que Jesús no solo predica de “palabra” en la sinagoga?

+ Mira a Jesús cuidando de la suegra de Simón: se acerca, la coge de la mano y la levanta. Mira a Jesús acogiendo a cuantos se le acercan, por la noche, a deshoras. Mira a Jesús buscando un lugar solitario para orar. Mira que lo de Jesús es obra suya, sí, pero no solo suya. Mira a Jesús siendo buscado “por todo el mundo”. Mira a Jesús atendiendo las necesidades, afecciones y dificultades de todos y cada uno. Mira a Jesús saliendo al encuentro.

ORAR

+ Cuenta al Señor en confianza lo que te hace decirle esta lectura. Ábrete y cuéntale todo lo que pasa en tu corazón. Háblale muy de verdad. Deja que el Espíritu te haga sentir cuánto te quiere Dios.

+ ¿Qué dolencias tienes que presentar a Jesús para que te las sane? Algunas las conocerás y otras no, pero ir en su búsqueda es lo importante. ¿Qué te dice a ti que Jesús se acerque, coja de la mano y levante? ¿Y que la suegra de Simón al momento se ponga a servirle? Habla de esto con el Señor.

VIVIR

+ Mira tu forma de vida desde la vida de Jesús. Busca aprender de sus gestos y detalles de servicio a quienes lo necesitan. La Palabra de cada día va dando sentido y luz a todo lo que ocurre.

+ ¿Vives la experiencia de sanación y salvación de Jesús? ¿De qué te sana y salva hoy el Señor? ¿De qué te libera el Señor a ti? ¿Tienes experiencia de ello en los sacramentos?

(Visited 15 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment