#VeranoMision: Misión parroquial

Esta segunda semana en Ecuador a Estados más marcada por la preparación de la misión parroquial, que todos los años se desarrolla el mes de agosto.

En esta ocasión la misión se desarrolla en el barrio de El grito de La Libertad. La misma gente de las casitas nos comentaba que hace mucho que no se tenían misas ni reuniones en la capilla de la Natividad que allí se encuentra. Además coma el número de gente que se pasaba a evangélicos, Testigos de Jehová y mormones, sobre todo, ha crecido en los últimos años. Y aunque mucha gente caminaba para poder venir a misa y catequesis a la parroquia principal de San Antonio, también se ha visto importante el recuperar la vida de esa comunidad. Por eso el domingo 12 de agosto más de 30 personas de la parroquia recorrimos a pie el grito de La Libertad anunciando puerta por puerta los servicios que ofrece la parroquia, así como una charla de acogida y de explicación de nuestra fe el lunes 13, martes 14 y miércoles 15 a las 19:00h.

Mi experiencia como otros años ha sido muy positiva: caminaba con otros dos jóvenes del grupo de la parroquia, y la gente nos acogía con agrado en su casa y nos escuchaba y preguntaba con interés y amabilidad. También para estos jóvenes participar en la misión ha sido un paso importante de compromiso, no sólo una actividad interesante en la que se lo han pasado bien (que también). Esperemos que poco a poco durante el año vaya dando sus frutos.

Por otra parte (y además de las habituales actividades parroquiales), el viernes pasado Paulino, Aitor y yo viajamos a Guayaquil para visitar a su Obispo auxiliar D. Giovanni y a dos jóvenes que en una semana se incorporarán a la residencia vocacional de nuestro seminario diocesano de Bilbao.

El sábado participamos en la boda de Manuel y Fany, gente de la parroquia y muy cercana a nosotros, que nos invitaron desde el verano pasado a este paso tan importante en su familia y tan esperado desde hace años.

Y por último, el domingo a la tarde después de la misión parroquial y en lugar de las habituales catequesis, los catequistas y Paulino me pidieron dinamizar un taller vocacional. Trabajamos con unos jóvenes de primero y segundo de confirmación el sentido que tiene plantearse que quiero hacer con mi vida, por grupos y en conjunto. y para finalizar tuve ocasión de dar testimonio de mi proceso vocacional hacia el sacerdocio, dejando la pregunta abierta de si a cualquiera de ellos Dios les estaba pidiendo algo más (hacia la vida religiosa, sacerdotal, de compromiso parroquial…).

Ha sido una semana tranquila pero a la vez completa, y en la última semana esperamos tener algunas visitas más, así como las charlas de acogida de la misión parroquial. O Seguiremos informando. Un abrazo desde Ecuador.

Experiencia misionera en Ecuador - agosto 2018

(Visited 71 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.