XIII Domingo de Tiempo Ordinario 2018

“Contigo hablo, niña, levántate” (Mc. 5, 21-43)

XIII Domingo de Tiempo Ordinario – 1 de julio de 2018

DISPONERSE

+ Párate un rato. Detiene tus pensamientos y aparca todo lo que te preocupa. Respira profundamente va-rias veces. Pide al Espíritu Santo que te asista du-rante la lectura. Haz silencio interior. Pide a María que te haga dócil a la Palabra.

+ Invoca al Espíritu Santo. Utiliza las palabras que se te ocurran para pedirle que te disponga el corazón para la oración. Déjate hacer. Busca estar tranquilo y olvidarte por un tiempo de tus obligaciones de hoy.

LEER

+ Lee el texto varias veces. Deja pausas de silencio durante la lectura. Usa las ayudas y notas de tu Bi-blia para entender bien qué dice el texto. No te preocupes por lo que no entiendes del todo. Lee en voz alta el texto al menos una vez. Profundiza.

+ Lee en tu Biblia: Mc. 5, 21-43

+ ¿Por qué acudían a Jesús tantos necesitados de sanación? Lee despacio el texto e identifica cómo es el diálogo de Jesús con las personas a las que sana. ¿Qué es interceder?

+ Más luz para profundizar en el texto: Sab. 1,13-15; 2,23-24 / Sal. 29,2-13 / 2ª Cor. 8, 7-9.13-15

+ Un jefe de sinagoga con una chiquilla de doce años, mori-bunda, una mujer enferma desde hacía doce años; los dos desesperados, pero los dos con fe en Jesús. ¡Y esa fe lo puede todo! “Tu fe te ha salvado”, “Basta que tengas fe”. Podemos confiar en Él, ponernos en sus manos con total abandono. No hay otro a quien acudir.

ESCUCHAR

+ Se trata de acoger en el corazón lo que dice el tex-to. Cierra los ojos y repite en tu interior la parte del texto que más te ha llegado. Déjate llegar. Trata de identificar la voz del Señor que te habla para tu vida.

+ ¿Qué aprendes de Jesús en este relato? ¿Qué tiene que ver contigo que Jesús sane y rehabilite a las personas que se le acercan? Haz memoria de la acción sanadora de Jesús en tu vida.

+ Mira a Jesús acudiendo cuando un padre le pide ayuda. Mira a Jesús sanando la vida, devolviendo dignidad, ocupándose de los más necesitados y de los sufrientes. Mira a tantas personas acudiendo a Jesús. Mira para quienes está Jesús. Mira a Jesús diciendo que es la fe la que salva. Mira a Jesús derramando misericordia por donde va. Mira a Jesús pendiente de todo y de todos. Mira a Jesús mirándote.

ORAR

+ Centra tu mirada en Jesús y comienza desde ahí tu oración. Habla con Él con confianza y amor. Responde con lo que esta lectura te hace decirle. Cuén-tale. Deja a un lado las teorías y las ideas preconcebidas.

+ ¿Qué te invita decir al Señor esta lectura? ¿A qué te llama? Observa tu vida, valora la acción sanadora de Jesús en ella y dale gracias. Pon a sus pies esos temas, esas situaciones, esas relaciones interpersonales tuyas o de otros que precisan que Jesús vaya pasando por sus vidas.

VIVIR

+ Mira tu vida desde la vida de Jesús en esta lectura. El camino de Jesús es vivir en clave de servicio a los que tienes a tu alrededor. Busca el sentido del texto para tu vida desde aquí. No se trata de llenarte de propósitos, sino de seguir a Jesús.

+ ¿Vives como una persona sanada y rehabilitada por Je-sús? ¿Es tu vida una vida de queja o de alabanza y agradecimiento? ¿Te interpela el sufrimiento de los demás o pasas de largo? ¿Miras al sufriente o miras para otro lado?

(Visited 12 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.