Peregrinacion Santa Teresa 2015

«Misericordiosos desde ahora»

Queridos hermanos y hermanas:

1. El día en que cada año celebramos la Concepción Inmaculada de la Virgen María es también ocasión para conmemorar el día del Seminario. Este año lo hacemos de un modo especial ya que el Papa Francisco ha designado también este día como inicio del año santo de la Misericordia. Como afirma en su bula de convocatoria: “Esta fiesta litúrgica indica el modo de obrar de Dios desde los albores de nuestra historia. Después del pecado de Adán y Eva, Dios no quiso dejar la humanidad en soledad y a merced del mal. Por esto pensó y quiso a María santa e inmaculada en el amor (cfr Ef 1,4), para que fuese la Madre del Redentor del hombre. Ante la gravedad del pecado, Dios responde con la plenitud del perdón. La misericordia siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de Dios que perdona. En la fiesta de la Inmaculada Concepción tendré la alegría de abrir la Puerta Santa. En esta ocasión será una Puerta de la Misericordia, a través de la cual cualquiera que entrará podrá experimentar el amor de Dios que consuela, que perdona y ofrece esperanza.” (MV, 3).

2. Por este motivo, el lema del día del Seminario ha querido secundar esta iniciativa del Papa llevando por título “misericordiosos desde ahora”. Con él se quiere poner en evidencia la necesidad de experimentar desde ahora la misericordia de Dios, así como la urgencia de que nuestro corazón se vuelva misericordioso como el del Padre, manifestado en Cristo Jesús y expresado de múltiples maneras en la Sagrada Escritura. A este respecto, la parábola del hijo pródigo, que tiene en realidad al Padre como protagonista principal, expresa de modo excelente estas entrañas de misericordia de Dios.

papa-francisco-paloma3. Los obispos del País Vasco y Navarra quisimos dedicar nuestra última carta pastoral conjunta a la misericordia, siendo conscientes de que es una dimensión fundamental en la conversión pastoral que el Papa Francisco quiere imprimir a la Iglesia. “La misericordia de Dios se expresa en una Alianza a la que Él será siempre fiel, a pesar de las infidelidades del pueblo. Como afirma San Gregorio Magno: “La suprema misericordia no nos abandona ni aun cuando la abandonamos” (Hom. 36 super Ev.). Esta Alianza es un don y una gracia, particularmente en los momentos de desesperanza y muerte. De ahí viene la palabra misericordia: Un corazón que se vuelve hacia la miseria humana, el corazón de Dios que abraza y rescata de la fragilidad, de la quiebra interior y del pecado al ser humano para restablecerlo nuevamente en la Alianza. El término misericordia adquiere su profundo significado precisamente ante la infidelidad y el sufrimiento. La fidelidad de Dios sale en rescate de quien ha sido herido y derribado en su caminar. La misericordia va más allá de la compasión: es activa, es salida, es búsqueda sin fin para rescatar, sanar, restablecer, vivificar.” (Misericordia entrañable, 5).

4. Al celebrar el comienzo del año de la misericordia en la jornada del seminario, pedimos a Dios que conceda este corazón misericordioso a quienes Él ha elegido para el ministerio presbiteral. Que sean pastores según el corazón de Dios, que es fuente de misericordia. Que sean servidores humildes, desprendidos, orantes, con experiencia profunda de Dios, capaces de ponerse a los pies de los hermanos, principalmente de los más necesitados, para con su vida mostrar el amor de Dios que nunca nos abandona. Que sean testigos y anunciadores infatigables de la Buena Nueva del Evangelio que proclama la misericordia divina, dispensadores humildes y solícitos de los misterios de la salvación que se comunican en los sacramentos y que presidan al Pueblo Santo de Dios en actitud de servicio, de misericordia y de entrega plena de la propia vida por amor al Señor y a los hermanos como signo eficaz de una misericordia que se vuelca en el amor al prójimo.

5. Este día del seminario no sólo debemos tomar conciencia de la necesidad de orar por las vocaciones al ministerio sacerdotal y por el seminario. Es un día para colaborar en la medida de nuestras posibilidades con las necesidades que genera la formación esmerada de nuestros futuros pastores. Por eso os animo a la generosidad a la hora de compartir los bienes espirituales y materiales para sostener esta tarea formativa. En este día en que celebramos la Concepción Inmaculada de la Virgen María, pongamos en sus manos a los sacerdotes, a los seminaristas, a los formadores, colaboradores y bienhechores, y a los jóvenes para que, escuchando la llamada de Dios, respondan con alegría y entrega, a imagen de María: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu Palabra» (Lc 1, 38).

Con afecto fraterno.

+ Mario Iceta Gabicagogeascoa
Obispo de Bilbao


mario iceta obispo bilbao

Mons. Mario Iceta Gabicagogeascoa

Obispo de Bilbao

(Visited 118 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.