cartel dia seminario 2015

LA INMACULADA CONCEPCIÓN
DÍA DEL SEMINARIO
«MISERICORDIOSOS DESDE AHORA»

En Adviento la Iglesia tiene especialmente presente a María. La fiesta de la Inmaculada debemos enmarcarla en el conjunto de este tiempo litúrgico. María es el modelo que nos enseña cómo esperar al Señor.

Si estamos utilizando la “Corona de Adviento” en las celebraciones, hoy los dos cirios ya están encendidos.

MONICIÓN INICIAL

    Hermanas y hermanos: En medio de estos días de Adviento somos convocados hoy a celebrar la Inmaculada Concepción de María. Reconocemos en ella la mujer que nos enseña a esperar y acoger a Jesucristo para poder después brindarlo como regalo de salvación a todo el mundo.

    Con la apertura de la Puerta Santa en la basílica de San Pedro, el papa Francisco da comienzo al Año de la Misericordia, el Jubileo extraordinario que abre para la humanidad entera la puerta de la misericordia de Dios.

    “Misericordiosos como el Padre” es el lema de este Año Jubilar y de él se hace eco el de este Día del Seminario: “Misericordiosos DESDE AHORA”. El presbítero es portador de la misericordia de Dios, muy especialmente en el sacramento de la reconciliación. Nuestros seminaristas deben prepararse para ello y serlo también ahora con la cercanía y la atención a los pobres, a los que sufren, a los marginados y a cuantos tienen necesidad de ternura.

    Pidamos al Señor que nos regale con las vocaciones sacerdotales que necesita nuestra Iglesia diocesana para servir en ella.

    Iniciemos la celebración unidos en el canto.

SALUDO DEL PRESIDENTE

    El Dios de la misericordia que visitó a María y la llenó de su gracia, esté con todos vosotros.

ACTO PENITENCIAL

    Con humildad, pedimos a Dios el perdón que necesitamos para celebrar dignamente esta eucaristía, lo hacemos por intercesión de santa María, concebida sin pecado.

— Tú, el Hijo de María: Señor, ten piedad.

— Tú, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado: Cristo, ten piedad.

— Tú, que habitas en nosotros: Señor, ten piedad.

MONICIÓN A LA 1ª LECTURA (GN 3,9-15.20)

    La primera lectura nos anuncia que, desde los orígenes, el pecado atraviesa toda la historia del ser humano; pero también la promesa y la realización de la salvación.

    Una mujer, María, es la única que no experimenta el pecado y es portadora de la Nueva Vida.

MONICIÓN A LA 2ª LECTURA (EF 1,3-6.11-12)

    El apóstol Pablo comienza su carta a los Efesios con un himno de bendición. Es una síntesis de todo el plan salvífico de Dios.

    Dios nos eligió en la persona de Cristo para que fuésemos santos, hijos e hijas suyos.

ORACIÓN UNIVERSAL

    Con la confianza propia de quienes sabemos que Dios es nuestro Padre, rico en misericordia, le presentamos nuestras necesidades.

1. Que este Año de la Misericordia sea tiempo propicio para la Iglesia que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes. Roguemos al Señor.

2. Que el papa Francisco, los obispos, presbíteros y diáconos, con un corazón generoso, amen al pueblo que tienen encomendado con las entrañas misericordiosas de Jesucristo, buen Pastor, y sean, a los ojos del mundo, el rostro compasivo del Señor, buen Samaritano. Roguemos al Señor.

3. Que nuestros seminaristas sean desde ahora portadores de la misericordia, y así muchos puedan redescubrir la alegría de la ternura de Dios. Roguemos al Señor.

4. Que quienes sufren y pasan necesidad en estos tiempos difíciles, sientan que estamos a su lado implicados en hacer posible la justicia que Dios quiere para todos. Roguemos al Señor.

5. Que sepamos acompañar las vocaciones que pueden surgir entre nosotros. Roguemos al Señor.

    Te presentamos, Padre de misericordia, nuestra oración por la poderosa intercesión de María Inmaculada, y concédenos lo que te pedimos con fe. Por Jesucristo, nuestro Señor.

MONICIÓN A LA COLECTA PARA EL DÍA DEL SEMINARIO

    La colecta que ahora realizamos está destinada a nuestro Seminario Diocesano para que pueda cumplir la tarea formativa de los futuros presbíteros y acompañar en la Pastoral Vocacional a quienes se plantean la posibilidad de ser curas en nuestra Diócesis. Gracias por vuestra generosidad.

REFLEXIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

    De la Bula del papa Francisco convocando el Jubileo de la Misericordia (n. 24).

    El pensamiento se dirige ahora a la Madre de la Misericordia. La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, para que todos podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios. Ninguno como María ha conocido la profundidad el misterio de Dios hecho hombre. Todo en su vida fue plasmado por la presencia de la misericordia hecha carne. La Madre del Crucificado Resucitado entró en el santuario de la misericordia divina porque participó íntimamente en el misterio de su amor.

    Elegida para ser la Madre del Hijo de Dios, María estuvo preparada desde siempre para ser Arca de la Alianza entre Dios y los hombres. Custodió en su corazón la divina misericordia en perfecta sintonía con su Hijo Jesús. Su canto de alabanza, en el umbral de la casa de Isabel, estuvo dedicado a la misericordia que se extiende «de generación en generación» (Lc 1,50). También nosotros estábamos presentes en aquellas palabras proféticas de la Virgen María. Esto nos servirá de consolación y de apoyo mientras atravesaremos la Puerta Santa para experimentar los frutos de la misericordia divina.

    Al pie de la cruz, María junto con Juan, el discípulo del amor, es testigo de las palabras de perdón que salen de la boca de Jesús. El perdón supremo ofrecido a quien lo ha crucificado nos muestra hasta dónde puede llegar la misericordia de Dios. María atestigua que la misericordia del Hijo de Dios no conoce límites y alcanza a todos sin excluir ninguno. Dirijamos a ella la antigua y siempre nueva oración del Salve Regina, para que nunca se canse de volver a nosotros sus ojos misericordiosos y nos haga dignos de contemplar el rostro de la misericordia, su Hijo Jesús.

DESPEDIDA DEL PRESIDENTE (DESPUÉS DE LA BENDICIÓN)

    Que esta celebración nos llene de esperanza para seguir caminando en este Adviento y convertirnos, como María, en testigos fieles del amor de Dios. ¡Feliz fiesta!

(Visited 421 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.