DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO. «CICLO C». 11 DE AGOSTO DE 2019

DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C

11 DE AGOSTO DE 2019

«BIENAVENTURADOS AQUELLOS CRIADOS A QUIENES EL SEÑOR, AL LLEGAR LOS ENCUENTRE EN VELA»

DISPONERSE

+ Deja hacer al Espíritu Santo. Los pasos de la “lectio” son sólo propuestas para ayudarte. Deja que el Espíritu Santo sea quien te guíe.

+ Cierra los ojos. Procura mantenerte alejado de todo lo que tienes por delante en el día de hoy. No pienses en tus obligaciones y problemas. Sé consciente de que este es un momento para ti y para el Señor.

+ ¿Qué has aprendido de María para practicar la “lectio divina” sencilla? ¿Qué te dicen su humildad y sencillez? Trata de mantener esas actitudes durante todo el tiempo de lectura orante y creyente del Evangelio de hoy.

LEER 

+ Lee despacio, lentamente, en voz alta y haciendo pausas de silencio. Trata de comprender qué dice el texto. Utiliza las notas y comentarios de tu Biblia.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 12, 32-48

+ ¿A quién es necesario esperar? ¿Sabes por qué hay que estar preparados y vigilantes? ¿Cuándo vendrá el Hijo del hombre? ¿Cuántas parábolas identificas en el relato?

+ Más luz para profundizar en el texto: Sab. 18, 6-9 / Sal. 32, 1-22 / Heb. 11, 1-2. 8-19

+ Tres parábolas sobre la vigilancia y el estar preparados. Los cristianos estamos esperando la venida del Señor. Y aunque su venida no sea inminente y el Señor tarde más de lo esperado, debemos permanecer preparados, no con miedo, sino con el entusiasmo de lo que esa venida significa: ¡incluso seremos “servidos” por el mismo Señor!. Y esto vale también para los “siervos” a quienes el Señor ha dado autoridad (los “jefes” y responsables de la comunidad cristiana). La tardanza del Señor no es motivo ni excusa para actuar irresponsablemente.

ESCUCHAR

+ Esperar la venida del Señor exige una vigilancia activa. Hay que estar preparados para cuando llegue el Señor para abrirle y que entre.

+ Y tú, ¿estás preparado y vigilante para la venida del Señor? ¿Qué relación tiene esta venida con tus bienes? ¿Tienes esperanza en tu vida?

+ Mira a Jesús que llama a estar vigilantes y atentos. Mira a Jesús que también instruye a los responsables de la comunidad. Mira a Jesús que anuncia que mucho se le exigirá a quien mucho se le dio y se le confió. Mira a Jesús que nos llama a ser responsables con lo que se nos da, a estar despiertos y pendientes de Él.

ORAR

+ Habla con el Señor sobre el modo en el que hay que estar preparado y dispuesto para su venida. Habla con el Señor de tu esperanza, no sólo de si estás preparado o no. ¿Esperas en el Señor?

+ ¿A qué esperanza se refiere la lectura? ¿Qué es para ti estar vigilante y atento? ¿Esperas del Señor cosas buenas para tu vida?

+ ¿A qué te invita el que el Señor te haya confiado y te haya dado mucho? Habla con el Señor sobre lo que tienes en tu vida y qué respuesta espera de ti.

VIVIR

+ Mira tu vida a partir de esta lectura. Detente en observar la responsabilidad que tienes con lo que el Señor te ha dado y te ha confiado.

+ ¿En qué se nota que tienes esperanza en el Señor? ¿Qué diferencia hay entre esperar en uno mismo y en lo que se tiene al alcance y en esperar en el Señor?

+ Analiza tu vida desde la esperanza. ¿Qué signos del Reino aprecias en tu alrededor? ¿Cómo contribuyes a alimentar la esperanza de otras personas y especialmente de tus seres más próximos y queridos?

TRES TAREAS

1.- Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.

2.- Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura para ti.

3.- Encuentra en la lectura una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica para hacer el bien donde vives o trabajas.

 

 

(Visited 181 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.