DOMINGO XXIX TIEMPO ORDINARIO, CICLO C 20 DE OCTUBRE DE 2019

DISPONERSE

+ Los gestos sencillos realizados con verdad ayudan a entrar en oración. Pon las manos abiertas sobre tu regazo, con las palmas hacia arriba en actitud de acogida.

+ Respirar pausadamente y profundamente puede ayudarte a centrarte en lo que vas a hacer. Cuenta con el Espíritu Santo. Pídele que te disponga y prepare los oídos del corazón para la escucha de la Palabra.

+ Reza un avemaría poniendo atención en las palabras. Mira a María. Acuérdate de ella. Tenla presente en este tiempo de oración. Imita sus actitudes.

LEER 

+ Usa las ayudas de tu Biblia para comprender y saborear el texto. Para entender lo que el Señor quiere decirte a ti personalmente en este texto es preciso comprender su significado y su sentido.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 18, 1 – 8

+ ¿Para qué les expuso Jesús la parábola que aparece en el relato? ¿Qué es lo que ocurre en el texto? ¿Obra correctamente el juez? Observa la comparación entre el juez del relato y el Padre.

+ Más luz para profundizar en el texto: Ex. 17, 8-13 / Sal. 120, 1-8 / 2ª Tim. 3,14 – 4,2

+ “¿Encontrará esta fe en la tierra?”. Esta fe no consiste en la insistencia al pedir, en la pesadez, en la repetición continua. Es más bien la confianza en lo que Jesús pone el acento, en el estar seguros de que Dios nos escucha siempre, como en la parábola del amigo importuno (Lc. 11, 5-8). La pregunta final de Jesús exhorta a los cristianos a permanecer en esa actitud.

ESCUCHAR

+ Haz silencio de nuevo. Céntrate en identificar qué mensaje tiene este texto para ti, tal como estás. Ábrete a decir que sí, como María.

+ ¿Cómo es tu fe? ¿Es una fe tan solo de palabras o es una fe confiada en que Dios nos escucha y quiere lo mejor para ti y los tuyos? ¿Qué te sugiere la pregunta final que realiza Jesús? ¿Encontrará fe en ti?

+ Mira a Jesús que enseña a los discípulos a orar insistentemente sin desanimarse. Mira a Jesús que pone un ejemplo revelador: una viuda, símbolo del desamparo en Israel le pide justicia a un juez carente de escrúpulos. Mira a Jesús que aclara que Dios actúa de una forma diferente. Mira a Jesús que nos está pidiendo que nos mantengamos con fe y esperanza.

ORAR

+ Habla al Señor sobre cómo es tu fe. Repasa mentalmente tu vida de fe. Observa sus altibajos. Haz memoria también de sus hitos más importantes. Da gracias al Señor por tanto.

+ ¿Cómo es tu fe? ¿Es una fe que guía tu vida, que tiene incidencia en tu modo de pensar y obrar a diario? ¿Le ruegas al Señor con insistencia? ¿Sueles pedirle que te aumente la fe?

+ ¿Oras creyendo que Dios no te escucha o en cambio oras creyente que te dará lo que pides? Fíjate en lo que dice la parábola, “día y noche”.

VIVIR

+ Mira tu vida desde lo que has leído, escuchado y orado en este tiempo que has dedicado al Evangelio de hoy.

+ ¿Qué te enseña esta lectura para tu vida de oración? ¿Te invita a realizar ciertos ajustes para orar más y mejor? ¿Se traduce en tu vida, en tu forma de estar con la gente, el tiempo que le dedicas a la oración?

+ Pregunta al Señor qué dice esta lectura para tu forma de vida. Mira por dentro las intenciones de tu corazón. Deja que la Palabra ilumine tu corazón y te lleve a trabajar por el Reino.

TRES TAREAS

1.- Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.

2.- Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura para ti.

3.- Encuentra en la lectura una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica para hacer el bien donde vives o trabajas.

(Visited 49 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.