DOMINGO XXXI T. ORDINARIO “CICLO C” 3 NOVIEMBRE 2019

DISPONERSE

+ Abre tu Biblia y tu corazón a la acción del Espíritu Santo. Repite varias veces: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”. Ponte en las manos de María Madre, con una sentida oración.

+ Pide al Espíritu Santo encontrarte con Jesús en las palabras del texto, que ellas sean palabras de vida para tu vida. Pide con confianza, con fe, de verdad, como quien quiere ser escuchado.

+ ¿Qué oración se te ocurre para disponerte para la lectura orante y creyente del Evangelio de hoy? Comienza rezando para terminar orando. Sé sencillo en tu oración, al modo de María.

LEER

+ Lo primero es leer buscando comprender: qué dice el texto. Para poner atención a las palabras lee varias veces, despacio. Ten cerca algún comentario y lee las notas y ayudas de tu Biblia.

+ Lee en tu Biblia: Lc. 19, 1 – 10

+ ¿Qué significaba hospedarse en casa del jefe de los publicanos? Entra en la escena del texto y fíjate en los personajes. ¿Qué hace Zaqueo a lo largo de este pasaje? ¿Qué lleva Jesús a la casa de Zaqueo?

+ Más luz para profundizar en el texto: Sab. 11,23-12,2 / Sal. 144,1-14 / 2ª Tes. 1,11-2,2, te ayudarán para adentrarte en el texto y saborearlo más.

+ A Zaqueo lo mueve la curiosidad. La iniciativa pertenece siempre a Jesús y la curiosidad de Zaqueo termina en un encuentro: Jesús en casa de Zaqueo. En buena ley, Jesús, como buen judío, no podía relacionarse con Zaqueo, publicano y pecador: de ahí las críticas de “todos”. A Jesús no le importan las críticas: Él ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido. Para Zaqueo, el encuentro con Jesús significa la conversión y salvación.

ESCUCHAR

+ Lee buscando qué significa el texto para ti, tal como estás ahora. Para que las palabras suenen en tu corazón, guarda silencio. Saborea despacio, quédate con lo que más te impresiona del texto.

+ ¿Por qué no pruebas a ser Zaqueo, a tratar de ver a Jesús para que Él te vea y te hable? ¿Te crees que Jesús viene a hospedarse a tu casa hoy? ¿A que Jesús quiere encontrarse contigo como con Zaqueo?

+ Fíjate en Él. Descubre como es Él quien toma la iniciativa de la salvación de Zaqueo. Mira que Jesús llama a Zaqueo por su nombre. Mira que Jesús parece conocer la historia y circunstancias de Zaqueo. Mira que Jesús es quien acude a la necesidad de Zaqueo y se hospeda en su casa, viene para quedarse. Mira que Jesús se involucra en la salvación de Zaqueo, le va la vida en ello. Mira que la salvación que Jesús trae, da alegría y vivir de otra manera. Mira que Jesús te busca y te encuentra.

ORAR

+ Mira qué brota en tu corazón, qué te sale decir al Señor desde la lectura. Déjate hacer. No es cuestión de grandes pensamientos y razones. Habla con Dios. Cuéntale tus cosas con mucho amor y confianza.

+ ¿Te ayuda esta lectura a hablar a Jesús con confianza y alegría? ¿Qué te hace decirle a Jesús este encuentro con Él? ¿Verdad que si le hablas de tus cosas, le pides por lo que te importa y necesitas, encuentras respuesta?

VIVIR

+ Los planes de Dios en la lectura dan mucha luz a las cosas de cada día. La Palabra ensancha el corazón para querer más a las personas. No hay que hacer grandes cosas, sino poner amor en lo que hacemos.

+ ¿Te invita a cambiar de actitud esta lectura? ¿Tu encuentro con Jesús se queda en palabras o también empapa tu vida? ¿Estás dispuesto a desprenderte de lo que te separa de Dios?

TRES TAREAS

1.- Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.

2.- Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura para ti.

3.- Encuentra en la lectura una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica para hacer el bien donde vives o trabajas.

(Visited 30 times, 1 visits today)

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.