ESCUELA – TALLER DE ORACIÓN.

DOMINGO II DE PASCUA

CICLO A 

19 ABRIL 2020

ELIZBARRUTIKO SEMINARIOA

DISPONERSE

+ Si es verdad para ti que necesitas la ayuda del Espíritu, pídela con fuerza y verdad de corazón. Lo que cuenta es la verdad de la fe con la que oras y pides.

+ ¿Qué tal si le pides a María que te ayude a escuchar y querer a su Hijo? ¿Quieres probar a pedirle esto a María creyendo que te lo concederá?

+ Ten en cuenta tus limitaciones y pobrezas. Acércate a la Palabra desde la realidad de tu aquí y ahora. Lucha por no idealizar lo que lees. Pisa tierra.

LEER 

+ Cada lectio es una aventura de escucha y oración que guía el Espíritu de Jesús. Se pasa en grande cuando se va leyendo y creyendo que el Padre es quien habla.

+ Lee en tu Biblia: Jn. 20, 19-31

 + ¿Qué viene a traer Jesús a quienes le siguen? ¿Qué les pide? ¿Cómo es el diálogo de Jesús con Tomás? ¿Cómo es la fe de Tomás?

+ Más luz para profundizar en el texto: Hch. 2, 42-47 / Sal. 117, 2-25 / 1ª Pe. 1, 3-9

+ Miedo, paz, alegría, envío del Espíritu Santo, perdón… La experiencia y el encuentro con el Resucitado se hace en comunidad, y Tomás no estaba con ellos. Al domingo siguiente sí está con los demás: entonces “ve” al Señor y hace su profunda confesión de fe: “Señor mío y Dios mío”.

ESCUCHAR

+ La Biblia es una carta que Dios dirige al corazón. Y esta es la clave de leer escuchando. Sí, es una carta personal que llega al domicilio de tu corazón tal como vives y como estás. Haz pruebas de leer así.

+ ¿Encuentras la paz que te trae Jesús al encontrarte con Él en estas palabras? ¿Cómo quiere Jesús que sea tu fe al hilo de esta lectura? ¿Te encuentras entre los dichosos que han creído sin haber visto?

+ Mira como Jesús trae Paz, la Paz, su Paz. Mira como también trae el Espíritu Santo, que es también suyo. Tan solo pide fe, un poco de fe. Mira a Tomás necesitando ver para creer. Si es necesario volver para que Tomás crea, Jesús vuelve. Si Tomás tiene que meter su dedo y su mano en las llagas de Jesús, para creer, Jesús está dispuesto. Y todo para que cada cristiano aprenda a vivir diciendo: “¡Señor mío y Dios mío!”, y así tener vida en Él.

ORAR

+ Orar brota como respuesta amorosa si lees con atención y creyendo. Si lees como si fuera una carta o un mensaje en el móvil de alguien que te quiere.

+ ¿Y a ti, qué palabras te salen al encontrarte con Jesús Resucitado? Dile muchas veces: “¡Señor mío y Dios mío!”? ¿Por qué no hablas con Él  también de tu falta de fe?

+ Es principal que tu oración sea muy desde tu verdad: Habla con el Señor con tus palabras y cómo eres. El Señor quiere autenticidad y verdad de corazón. No quiere imitaciones, manipulaciones ni cosas de segunda mano.

VIVIR

+ ¿Y tú en quién tienes vida? ¿Qué o quién te da vida o te la quita? ¿De quién es la mano que mueve los hijos de tus pensamientos, palabras y obras? ¿Del éxito, del dinero, del querer ser bueno, de tus costumbres religiosas…?

+ ¿En qué se nota que te has encontrado con Jesús y que te da su Espíritu Santo? ¿En qué notan tus seres queridos que viven con un seguidor de Jesús?

+ La mejor forma de comunicar lo que vives y compartir lo que te dan es la predicación testimonial. Hablar el lenguaje de los hechos es clave para evangelizar en estos tiempos de hoy.

TRES TAREAS

  • Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.
  • Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura.
  • Encuentra una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica donde vives o trabajas
(Visited 39 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.