I DOMINGO DE CUARESMA CICLO A.

1 DE MARZO DE 2020

DISPONERSE

+ Ponte cómodo, respira hondo. Busca silencio y quietud. Céntrate en lo que haces. Entra dentro de ti. Pide ayuda al Espíritu Santo que habita en tu corazón. Reconoce su amor.

+ Pide al Espíritu que te aumente la fe para mirar a Jesús. Abre tu corazón a las sorpresas de Dios de la mano de María.

LEER 

+ Lee despacio, lentamente, en voz alta y haciendo pausas de silencio. No te agobies si no lo entiendes todo. Al terminar di: Palabra de Dios. Besa el libro. Busca comprender qué dice el texto. Usa las ayudas de tu Biblia.

+ Lee en tu Biblia: Mt. 4, 1 – 11

 + Busca en un diccionario el significado de las palabras: desierto, tentación, diablo. Trata de resumir cada una de las tres tentaciones del texto en una sola palabra.

+ Más luz para profundizar en el texto: Gen. 2, 7-9; 3, 1-7 / Sal. 50, 3-17 / Rom. 5, 12-19

+ Cuaresma: cuarenta días de Jesús en el desierto. Este relato es una síntesis de toda la vida y misión de Jesús. “Si eres Hijo de Dios…”: El tentador pretende que Jesús se aproveche de su condición divina en beneficio propio. Pero se equivoca: ser Hijo de Dios es obedecer a Dios, ser fiel a su voluntad. Jesús contesta con tres citas del Deuteronomio (8,3; 6,16; 6,13-15) que retratan su actitud.

ESCUCHAR

+ Quédate con la frase o las palabras que más te impresionan y te llegan. Guárdalas en tu corazón repitiéndolas muchas veces suavemente. Deja que te sorprendan. Ábrete a obedecer y decir que sí como María.

+ ¿Qué te sugiere este relato de Jesús en el desierto con el engañador? ¿Por qué crees que se relacionan las tentaciones con las pruebas? ¿Qué significa para ti la Cuaresma?

+ Pon tus ojos en los ojos de Jesús en aquellos días de desierto, ayuno, silencio, soledad… Dice el texto que fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado. Mira la humanidad de Jesús con hambre, y la cercanía del tentador haciéndole propuestas engañosas de pan, de poder, de éxito triunfalista… Mira como Jesús se apoya en las Escrituras para responder. Mira como el tentador también cita lo que está escrito. Entra en el corazón humano de Jesús para ver cómo es el Hijo de Dios.

ORAR

+ No te enrolles con el Señor a fuerza de palabras, ideas brillantes y teorías. Mejor entrégale la verdad de tu pobreza para salir de ti mismo y mírale a Él. Dale gracias por su amor y su luz. Cuéntale qué te hace decirle esta lectura.

+ ¿Qué te hace decir al Señor esta lectura? ¿Qué sentimientos te provoca? Déjate de palabras y teología raras. Habla con Jesús hecho hombre y tentado en el desierto. Cuéntale de tú a tú y en confianza, tus pruebas y sufrimientos… Él te comprende.

VIVIR

+ Mira qué dice esta lectura a lo que vives ahora y a lo que pasa en tu corazón. Deja que la Palabra ilumine tus pasos, tu relación con las personas, tu día a día. Procura repetir durante el día la frase o palabras que guardaste como mensaje.

+ ¿Qué tal te llevas con tus debilidades y pobrezas? ¿Vives entregándoselas al Señor o peleándote a solas con ellas? No lo olvides: Jesús es el dueño y Señor de tus problemas. No está esperando que seas bueno para quererte.

TRES TAREAS

  • Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.
  • Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura.
  • Encuentra una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica donde vives o trabajas.
(Visited 85 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.