TEXTO BÍBLICO:  Jn. 21, 1 – 19

“Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado”

DISPONERSE

+ Abre tu Biblia abriendo el corazón a la acción del Espíritu Santo. Repite varias veces: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”. Entra en la oración de la mano de María. Pídele que te abra a la escucha.

+ Durante este tiempo de lectura orante y creyente el Espíritu Santo te pone en contacto con la verdad de quien eres. Puedes ir comprendiendo tu vida desde la vida de Jesús.

LEER 

+ Lo primero es leer buscando comprender qué dice el texto. Para poner atención a las palabras: lee despacio más de una vez. Ten cerca algún comentario y lee las notas y ayudas de tu Biblia.

+ Lee en tu Biblia: Jn. 21, 1 – 19

+ ¿Qué es una aparición? ¿Qué hizo que hubiera tanta pesca aquella noche? ¿Por qué no se atrevían los discípulos a preguntarle nada? ¿Para qué les invitó Jesús a comer?

+ Más luz para profundizar en el texto: Hch. 5, 27-41 / Sal. 29, 2-13 / Ap. 5, 11-14

 + En el capítulo 5 del evangelio de Lucas hay otro relato de pesca milagrosa que no tiene nada que ver con este. Allí la pesca milagrosa precede al envío de los discípulos como pescadores de hombres. En Juan es una aparición del Resucitado junto al lago de Galilea. En los dos episodios es la palabra de Jesús la que transforma la pesca baldía de los discípulos en una pesca abundante. En Juan el Resucitado prepara de comer a sus discípulos con los frutos de la pesca, y con ello también les ayuda a reconocerlo. Luego la triple confesión de amor de Pedro recuerda su triple negación, y da pie al triple encargo de Jesús que indica el puesto que Pedro ocupará en la comunidad cristiana.

ESCUCHAR

+ Lee buscando qué quiere decir el texto a las cosas que estás viviendo. Para que las palabras te lleguen al corazón tienes que hacer silencio. Lee saboreando, interiorizando lo que más te impacta de la lectura.

+ ¿Qué mensaje te llega al corazón en esta lectura? ¿Cómo te suena que se quedaron sin fuerzas para sacar tanto pescado? ¿Reconoces la presencia del Señor en tu vida?

+ Mira lo que pasó aquella noche junto al lago de Tiberíades. Mira lo que pasa cuando se tiene en cuenta al Señor y se trabaja con Él. Mira la reacción fogosa de Pedro. Mira cómo el Señor les invita a comer para dar realidad a su presencia. Con ideas y con inventos de la imaginación no se come, se come con los amigos y la

gente que se quiere. Mira a Jesús haciendo ver su resurrección a discípulos que aún no comprenden nada.

ORAR

+ Deja hacer al Señor. No pienses mucho. No quieras racionalizarlo todo. Mira qué brota en tu corazón, que te hace decir al Señor la lectura. Habla a solas con Dios. Cuéntale tus cosas con amor y confianza.

+ ¿Qué te hace decir al Señor en oración esta lectura? ¿Hablas con Él creyendo que es el Señor? El Espíritu, en la Eucaristía de hoy, quiere llenar la barca de tu corazón.

VIVIR

+ Los planes de Dios en cada Palabra quieren dar luz a tu camino de vida. No hay que hacer grandes cosas, sino poner amor en lo que haces. La Palabra te ensancha el corazón para querer más a la gente.

+ ¿Te aparecen señales de la voluntad de Dios en esta lectura? ¿Te enseña Jesús en la oración a trabajar confiando en Él? ¿Tienes claro cómo servir en la Iglesia?

(Visited 119 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.