– No será porque no te haya preguntado yo por ella, jejejejé.
– ¡Cierto! Mira, Kepa, precisamente, por lo que tú me dijiste de ella, iba yo bastante nerviosa a nuestra cita en el locutorio. Pero, enseguida se desvanecieron mis complejos, porque no se puede ser más natural que esa mujer. ¡Qué acogedora! Diría, incluso, que maternal. Pero, para mí, lo más destacable en ella es su sentido común y, sobre todo, la paz que transmite.
¡Ah!, y me dijo que ese locutorio sabe mucho de tu Vocación.
– Es verdad. Ahí mantuve varias charlas con la Madre Catalina, que empezaba como Superiora. Me ayudó mucho. Recuerdo, por ejemplo, que gracias a ella, la oración de petición recuperó su importancia en mi vida espiritual. Hoy es el día en que me pregunto qué clase de Cura sería si no cansase mi corazón pidiendo por quienes el Señor mismo me ha confiado. Pero, disculpa, estábamos con vuestra conversación.
– Le hablé de mi sed. Mucho rato. Yo necesitaba abrirme, y ella me lo ponía fácil. Ninguna interrupción ni muestra de impaciencia. Su semblante reflejaba serenidad. Cuando me fijaba en sus ojos, pareciera que su atención estuviera enfocada, en ese momento, a lo más interesante que jamás hubiese detectado. ¡Qué cómoda me hacía sentir!
– ¿Y no rompió el embrujo el timbre ese que se oye por todo el Monasterio?
– ¡Menudo timbre! No sé cómo, del susto, las Monjas no caen como moscas. Pero, mientras hablaba con ella, no sonó. Y tampoco es que suene tanto.
Las arqueadas cejas de Kepa invitan a Ana a proseguir:
– También le hablé de tu sugerencia sobre la Vida Contemplativa. Entonces, me interrumpió por primera vez: «¿Recuerdas qué sentiste cuando te hizo esa sugerencia?» Le dije que me sentí halagada. Porque me parece bello, noble. Y me sentía distinguida, porque no es para cualquiera. Pero, esto mismo, me dejaba disconforme: ¿acaso quería destacarme del resto?
(continuará)
Francisco Javier Rojas
Director del secretariado para los Monasterios de Clausura de la Diócesis de Bilbao
(Visited 143 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.