lourdes_rocaTocar la Roca.
La Gruta es un corazón que late constantemente y tocar la roca representa el abrazo de Dios. Desde antiguo las grutas siempre le han servido al ser humano como refugio natural. Bernardita acerca de la gruta solía decir que «era mi cielo». Todos quedamos invitados a pasar lo cotidiano y elevarnos al tocar esa roca pulida por las manos de tantos peregrinos junto a la fuente inagotable. Recordemos en este momento el salmo: «Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. Dios mío, peña mía, refugio mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte».

(Visited 164 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.