pedro de asua

Pedro de Asúa nació en Balmaseda (Bizkaia) el 30 de agosto de 1890. Cursó estudios de bachillerato en Orduña (Bizkaia) entre 1900 y 1906. Posteriormente marchó a Madrid a realizar estudios de arquitectura, hasta 1914. Fue un estudiante responsable, muy vinculado a su familia. También un cristiano militante y apóstol activo. Entre 1915 y 1919 ejerció su profesión de arquitecto entre Bilbao y Madrid. En 1917 fundó la Adoración Nocturna en Balmaseda.

A los 29 años, se decidió a dejarlo todo al tomar la decisión de ser sacerdote. Sólo desde la experiencia de seguimiento y relación profunda con Cristo en la oración y en la actividad apostólica se explica el paso de arquitecto recién estrenado y valorado por los resultados a aspirar a ser sacerdote diocesano. Estudió latín en la preceptoría de Gordejuela y en 1920 ingresó en el Seminario de Vitoria. Ese mismo año se construyeron las Escuelas Mendía, en Balmaseda. Siendo todavía seminarista recibió el encargo de realizar los planos del Nuevo Seminario de Vitoria.

El 14 de junio de 1924 fue ordenado sacerdote. Durante doce años (1924 – 1936) fue sacerdote en Balmaseda, además de arquitecto diocesano. La radicalidad con la que dio el paso a ser sacerdote le acompañará durante estos años. Se caracterizó, al mismo tiempo, por una profunda contemplación y una intensa y amplísima actividad pastoral. Llegó a encarnar perfectamente la espiritualidad sacerdotal de “Solo sacerdote, sacerdote siempre y en todo sacerdote”, presentada en aquel entonces por D. Rufino Aldabalde.

Dirigió la construcción del Seminario de Vitoria entre 1926 y 1930.

En 1936 fue detenido y asesinado por ser sacerdote el 29 de agosto. La vida evangélica de D. Pedro y el martirio van de la mano; no se extrañan, se conocen. D. Pedro mártir no se entiende sin su vida sacerdotal enteramente entregada. “Aceptó la muerte como consecuencia de su opción por Cristo y por el sacerdocio”.

Algunas frases del «cura arquitecto«:

“Como buen arquitecto puse el cimiento y otro construye encima” (1 Cor 3, 10)

“Hay que estar preparado a todo, aún al sacrificio de la vida, por si el Señor lo exige” (Beato Pedro Asúa)

“Era todo un sacerdote, más que arquitecto, a pesar de ser, a mi juicio, muy buen arquitecto” (Testimonio de Marcelo Legorburu, industrial de obras. Colaborador directo entre 1926 y 1936)

“Aceptó la muerte como consecuencia de su opción por Cristo y por el sacerdocio” (D. Andrés Ibáñez. Sacerdote)

«Un sacerdote diocesano, mártir que, confortado en Cristo piedra angular, ha ofrecido la vida por la edificación del Reino» (palabras del Papa Francisco, recogidas por el Cardenal Amato en la homilía de la beatificación)

«Ésta es la más auténtica síntesis de la figura de nuestro Beato, un arquitecto que decidió seguir la llamada de Dios al sacerdocio y que fue martirizado durante la persecución religiosa de los años 30 del siglo pasado» (Cardenal Amato en la homilía de la beatificación)

El 1 de noviembre de 2014 tuvo lugar la celebración de la Beatificación de Pedro de Asúa y Mendía en la CoCatedral de María Inmaculada, Madre de la Iglesia, presidida por cardenal Angelo Amato S.D.B., Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, como delegado del Papa Francisco.


Fuente: Diócesis de Vitoria


Con ocasión de las Jornadas Sacerdotales que tienen lugar en la diócesis en vísperas de la Fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, los días 10 y 11 de junio de 2014 se ofrecieron tres conferencias cuyo tema central era la persona del Siervo de Dios Pedro de Asúa y Mendía:

Material de interés: Pedro de Asúa interpela hoy.

(Visited 123 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.