ESCUELA TALLER DE ORACIÓN

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO A 

16 DE FEBRERO DE 2020

«No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud»

DISPONERSE

+ Lo importante es donde fijas tu atención. Para leer en el Espíritu más que en la letra de las palabras, es cuestión de salir de ti y dejarte hacer en manos del Espíritu. Comienza poniéndote en sus manos.

+ Reza un Avemaría poniendo mucho corazón en las palabras. Seguir el ejemplo de María es camino seguro para entrar en lo orante de esta lectura.

+ ¿Sabes leer con lo ojos del corazón? ¿Sabes mirar por dentro de las palabras? ¿Sabes reconocer lo poco que somos ante la inmensidad de Dios? Si no lo sabes, pide al Espíritu Santo que te enseñe un poquito durante este tiempo de lectura orante y creyente del Evangelio de hoy.

LEER 

+ Lee muy despacio las enseñanzas de Jesús en este texto. Habla en primera persona a sus discípulos de entonces y de ahora. Son un prodigio de humanidad y sabiduría de vida.

+ Lee en tu Biblia: Mt. 5, 17-37

 +¿Qué sabes del lugar que los judíos dan a la Ley? ¿Cómo distingue Jesús lo de antes y lo de ahora? ¿Ves cómo el Reino que propone Jesús va más allá del puro cumplimiento de la Ley?

+ Más luz para profundizar en el texto: Eclo. 15, 15-30 / Sal. 118, 1.2, 4-5.17 – 18.33-34 / 1ª Cor. 2, 6-10

 + Jesús repasa algunos de los antiguos mandatos y aclara que Él no quiere abolir esos mandamientos, sino darles plenitud, es decir, conducirlos en su comprensión y en su práctica, a una vivencia más allá de la pura Ley, al corazón del hombre. El seguidor de Jesús no puede quedarse en el mínimo imprescindible, ha de llegar al fondo. Para Jesús la Ley es mucho más que el simple precepto u obligación: es el amor.

ESCUCHAR

+ ¿Qué te dice esta lectura a ti, tal como vives ahora? ¿Te deja ver que la Ley del amor es la madre de todas las leyes? ¿Te llega cómo Jesús da valor al espíritu de la Ley? ¿Qué tiene que ver contigo esta lectura?

+ Mira a Jesús uniendo en su persona y en su vida el Nuevo y el Antiguo Testamento. Mira cómo pone puntos sobre las íes, como perfecciona, como da vida y amor a la Ley, como marca las pautas de su Reino… Mira a Jesús decidido, sin ambigüedades, dejándolo claro, marcando territorios y caminos.

ORAR

+ Acerca tu corazón al de Jesús. Apóyate en su hombro. Déjate estar en su presencia, en silencio, tranquilamente, sin dar tantas vueltas a tus cosas… Saborea que Él te quiere.

+ ¿Te atrae la personalidad humana de Jesús (su forma de ser, de hacer, de ver la vida…?

+ Como dice Jesús: “en la oración no uses muchas palabras…” No es por mucho hablar y por tener buenos conocimientos… La lectio es cuestión de fe y de ir de verdad con el Señor.

VIVIR

+ Cuídate en las enseñanzas de esta lectura de idealizar conversiones automáticas y de un día para otro. Las cosas de Dios son pacientes y van poco a poco. Son procesos y cuestión de fidelidad.

+ ¿Te ayuda la lectura orante de este texto a seguir con más intensidad al Señor? ¿Te mueve a seguirle con más decisión y autenticidad?

+ ¿A qué te compromete esta lectura? ¿Ves que el Reino de Dios va más allá de cumplimientos, normas, mandamientos…? ¿Ves la novedad del amor como centro de la vida nueva de Jesús?

TRES TAREAS

  • Destaca las tres palabras que consideras claves para tu comprensión del texto.
  • Construye una frase, una especie de antífona breve y sencilla, que resuma el mensaje central de esta lectura.
  • Encuentra una acción pequeña, un gesto sencillo y concreto que poner en práctica donde vives o trabajas.
(Visited 145 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.